viernes, 23 de marzo de 2018

Capítulo 40 Nostalgias y pasado desde una perspectiva diferente



Capítulo 40
Nostalgias y pasado desde una perspectiva diferente

Vi como Camilo se ponía de pie y salía corriendo seguramente huyendo gracias a la reacción de mi hijo. Me quedé quieto unos minutos analizando todo, el incendio había sido “provocado” de forma indirecta por Camilo, sus primos querían ayudarlo pero lo hicieron de la peor forma. Si bien la cosa había empezado por un capricho suyo no era su culpa, esa no era su intención… pero aun así noté que él se culpaba de todo, la depresión que tiene es tal vez más grave de lo que imaginé.

Cuando al fin reaccioné, salí corriendo lo más rápido que pude tratando de alcanzarlo pero, tardé demasiado ni quiera había visto la dirección en que se había dirigido. Respiré profundo, tenía que encontrar a Camilo antes de que se le ocurriera una locura solo que primero debía hablar con Patrick, quería que todo le quedara claro antes.

Entré a la casa y lo vi quieto, aún tenía cerrado el puño y en su cara se veía ira, ira que no entendía muy bien porque se trataba de gente que no conocía, de la que incluso tenía formada una idea diferente. No quería tomar una mala decisión así que lo mire fijo a los ojos y le ordené algo serio que se quedara dentro de la casa mientras yo iba a caminar un rato.

Salí y empecé a mirar con detalle el lugar, todo era tan Gloria… mi hermana, la extrañaba en demasía, extrañaba el ambiente, extrañaba a mis padres y otros hermanos, quisiera que mis hijos hubieran conocido a sus primos y a Camilo en otras circunstancias, incluso llegué a sentir que mis ojos estaban llenos de lágrimas. Pero al mismo tiempo tenía claro que si el incendio no hubiera pasado yo seguiría con mi vida, alejado de acá, lo mismo que mis hijos.

¿Por qué había sido esa la reacción de Patrick? Fácil, era mi culpa, nunca fui claro con ellos a la hora de explicar la llegada de Camilo y mi pasado, seguro ellos pensaban que en dado caso de que no hubiese sucedido el incendio ellos conocerían a mi familia y serían aceptados como lo era Camilo por ejemplo, porque eso fue lo que les di a entender cuando les expliqué de dónde soy realmente. Pero no era verdad, mis padres jamás los hubieran mirado con buenos ojos, ellos odiaban a Talia, mis hermanos tal vez los habrían tratado mejor pero los chicos, los verían como sus extraños primos porque como noté desde el día que vi a Camilo, él tenía mucha influencia de mis padres.

No es que mis padres fueran malas personas, solo que no soportaban la gente que los traicionara y para ellos, yo había hecho eso al elegir a mi esposa sobre ellos y la vida que me ofrecían. La realidad era que ellos no querían nada conmigo y mucho menos con mis hijos, yo los había traicionado al elegir tener a Emma y no me lo iban a perdonar… mis hijos nunca entenderían la seriedad de la promesa de mi padre cuando me fui, en serio jamás iba a poder volver a ser nada como antes y ellos no iban a ser vistos como mis hijos legítimos.

Siempre había sido complicado pensar en esto, era difícil aceptar como mis padres veían a mi familia, y lo era más difícil cuando mis hijos siendo niños me preguntaban por sus abuelos, yo no podía decirles que no los querían. Recuerdo una vez que los tres preguntaron, cuando Noah tenía 5 años, Emma 9 y Patrick apenas estaba empezando a pronunciar bien…

(Trece años atrás)

-Papa m'a laissé comme devoir à faire un arbre généalogique (Papá me han dejado de tarea hacer un árbol familiar) -Llegó corriendo Emma con unas cartulinas hasta mi asiento. Noah me aide mais aucun d'entre nous se souviennent nos grands-parents (Noah me estaba ayudando pero ninguno de los dos recordamos a nuestros abuelos).

Mire a mis hijos sin saber bien que decirles así que cambie rápido de tema, tratando de pensar rápido.

-Ces dessins sont très beaux mes enfants (Que lindos dibujos mis niños)–Dije ante la mirada confundida de mis tres hijos, habían dibujado a “sus primos” y “sus abuelos”.

-Papa comment est-ce sont mes grand-papis? (¿Cómo son mis abuelitos?) –Recuerdo que su forma de preguntar me enterneció por dos motivos; el primero Patrick había usado de forma correcta el “est-ce” y segundo, había inventado una palabra sonaba en español, sabía que no había sido un intento de hablar en mi idioma nativo porque no conocían el idioma, pero aun así me generó algo de nostalgia su frase, incluso me imagine a mis hijos hablándome en mi idioma, solo que él lo decía porque a sus abuelos solía llamarlos “mamie” y “papi” algo que al inicio me confundía, pero que con el tiempo entendí, esa es la forma que los niños belgas y creo que también franceses usan para referirse con amor a sus abuelos, no a sus padres.  

-Bwaaa Noah m'a frappé (Bwaaa Noah me pegó) –El llanto de Patrick me sacó de mis pensamientos, noté en seguida que lo había hecho porque ellos creían que mis padres habían muerto y que me iba a poner triste si me hablaban de ellos, lo cual sinceramente me enternecía y llenaba de emociones.

-Noah faire c'est trop mauvais (Noah hacer eso está muy mal) –Noah asintió, pensé en decirle algo más pero el teléfono sonó, era un número de Colombia, en ese entonces mis hermanos a veces me llamaban a invitarme o a intentar conocer a mis hijos, en esa ocasión fue Gustavo.

Llamada telefónica:
-Bonjour –Dije haciéndome el desentendido.

-¿Edgar? hermano hablas con Gustavo –Le hice señas a mis hijos para que se alejaran, necesitaba que creyeran que era una conversación de negocios.

-Hola Gustavo, ¿Cómo le ha ido? –Me trabé un poco al hablarle, no porque no recordara el idioma sino porque Noah no se había ido y me miraba impactado, estaba hablando un idioma que él no entendía.

-Excelente, veo que ya se te olvida el español… quería preguntarte ¿Qué es de tu vida? y contarte un poco de cómo son las cosas acá. –Una parte de mi moría por saber de mi familia y mis sobrinos, pero otra no podía aceptarlo, yo tenía que olvidar mi pasado para que mis hijos pudieran tener una buena vida sin rechazos de nadie.

-Mis hijos están bien Emma ya cumplió 9 años, Noah tiene 5 y Patrick 3 –Noah se veía confundido, como si yo estuviera diciendo mal la edad de su hermano, me dijo unas tres veces que Patrick tenía 3 años y no 131 él sabía los números hasta el 200 porque Emma se los había enseñado.

-PATRICK A TROIS NON TRECE! 

-Que tierno es tu hijo, deberías enseñarle los números en español para que no entienda mal jajaja –Se rio un poco mi hermano. –La hija de Gloria ya tiene 4 años, es tan tremenda como ella, mis hijos ya tienen 3 y 1 y el hijo, Camilo, de tu hermanita ya cumplió 2 años es muy avispado, se parece a usted a esa edad. –Me surgía mucha curiosidad conocer a esos niños, eran mis sobrinos de todas formas y podían ser amigos de mis hijos… pero por mis padres nada era posible.

-Me alegra que los niños estén creciendo, mándele saludes a mis hermanos, debo irme, mis hijos me están llamando –Mentí y colgué tan rápido como pude.

-Papa quelle langue tu etais parlant? (Papi en ¿Qué idioma hablabas?) –Noah me miro con sus intensos ojos azules lleno de emoción, le parecía algo innovador. –Il était l'anglais, non? (Era inglés ¿Verdad?). Quise aprovechar su error a mi favor para que mis hijos empezaran a tener más claro “mi pasado” pero tergiversado, para que nunca pudieran llegar a saber mi origen real y buscaran a mis padres, que seguramente los rechazarían.

-Comment saviez-vous? C'est une langue que vos grands-parents et moi parlons très bien (¿Cómo supiste? Ese es un idioma que tus abuelos y yo hablamos muy bien) –Mi comentario iba dirigido a que pensara que yo era de un país anglosajón, igual tampoco era mentira que mis padres manejaran ese idioma.


-Emma, Patrick mes grands-parents parlaient l´anglais (Emma, Patrick mis abuelos hablaban inglés) –Les dijo a mis otros dos hijos y Emma salió corriendo por un mapamundi, me sentía un fracaso mintiéndole a los niños, pero solo quería protegerlos, ellos podrían tener una buena vida sin conocer a mis padres, no les faltaba amor ni nada material además tenían unos abuelos que si los querían.

-Où ils ont été? Parce que vous n'êtes pas d'ici (¿De donde eran? Porque tú no eres de aquí) –Mi acento siempre fue diferente al de ellos y eso a veces les parecía inquietante, ellos no conocían muy bien los acentos latinoamericanos, ni siquiera distinguían el español así que por mi apellido ellos decidieron que yo sería inglés.

-Ici? (¿De aquí?) –Preguntó Noah señalado a Inglaterra, yo asentí para acabar pronto con la mentira. Me impresionaba un poco que ellos siempre hablaran de mis padres en pasado, como si estuvieran muertos y como si yo fuera hijo único, era una idea que ellos mismos se habían creado para solucionar sus preguntas, su idea era algo así como: “mi papá es extranjero pero es de Inglaterra, era hijo único porque no tenemos primos ni tíos y los abuelos están muertos pero mi papá no nos cuenta que les pasó porque se pone triste”. Ahora, pienso que no debí seguir alimentando esa idea sino aclarar la verdad, pero no quise hacerlo porque no pensé que un incendio cambiaría todo.

-Comment imaginez-vous vos grands-parents? (¿Cómo imaginan a sus abuelos?) –Les pregunté y con sus ideas dibujamos a “los abuelos ingleses” para la tarea de mi hija, con eso callé bastante sus preguntas y me ayudó a mí a crearme la idea de que Colombia ya no era mi país,  y que ni siquiera era un lugar al que yo pertenecía.

Desde ese momento yo empecé a actuar mal, mis hijos crecieron pensando en que sus abuelos los hubieran querido si estuvieran vivos, porque yo no era capaz de contarles bien la historia, creo que incluso pasaron años para que vieran a Colombia como un país muy muy lejano del que no sabían nada.

A medida que pasó el tiempo ellos crecieron y se quedaron con la idea que formaron de niños, ya no les importaba mucho mi pasado y a mi cada vez me afectaba menos, había dejado de hablar con todos mis hermanos hasta que me llegó la carta de mi padre donde decía que no quería nada de mi o de mis hijos. Ese año tal vez más que nunca estuve muchas veces a punto de viajar, volver a conocer a mi familia y mostrarles la mía solo para tratar de arreglar algo con mis padres porque dudaba que ellos pudieran ser crueles con mis tres hijos, pero el miedo me pudo, yo no podía aceptar el rechazo hacía ellos y logré olvidarme de la idea hasta que un día me hicieron la llamada que cambiaría mi vida y la de mis hijos.

La llamada ha sido una de las más frías que he escuchado en mi vida, me lo dijeron todo sin anestesia y al final me decían que uno de mis sobrinos estaba vivo, pero solo me dijeron su nombre, Camilo. En ese momento yo estaba en el estudio, creo que contesté que tomaría lo antes posible un vuelo hacia Colombia y después lloré como un niño pequeño… no podía creer que jamás volvería a hablar con mis padres o hermanos, me aterraba la idea de contarles a mis hijos la verdad, no era para nada sencillo pero tampoco podía dejar de lado a mi sobrino, era un niño de 16 años que acaba de perder a toda su familia, debía actuar como adulto y por mis hermanos cuidarlo.

No sabía cómo iba a ordenar todo, tenía que contarles a mis hijos la verdad y esperar a que aceptaran a su primo, Camilo probablemente no hablaría francés y también estaría muy desconfiado, yo sabía que no podía llegar y decirle “hola amigo, soy tu tío perdido vámonos a Bélgica” pero fue algo que al final hice porque no sabía cómo hablar con un adolescente desconocido.

Cuando al fin me calmé, decidí hablar primero con Talia porque sabía que ella me ayudaría y daría un buen consejo. Ella me dijo que debía traer a Camilo a la casa y ambos pensamos una manera no tan brusca de decirle a mis hijos que traeríamos a su primo colombiano a vivir con nosotros. Llamamos a Emma y cuando todos estuvimos reunidos les conté, los tres me aturdieron con preguntas… ninguno de ellos podía creer que tuvieran origen latinoamericano, Noah fue el peor se lo tomó, incluso tuve que darle una paliza para que se calmara y dejara que le explicara, mi viaje se pospuso unos días mientras les contaba a mis hijos la situación y estuviera seguro de que tratarían con calma a Camilo.

Les conté solo una parte de la historia, les dije que su madre y yo nos habíamos conocido en Colombia cuando yo era universitario y disfrutaba un poco de la fiestas, les comenté que su mamá estaba de intercambio por unos meses y que me había parecido muy interesante, en ambos había nacido el amor y poco antes de que ella volviera a Bélgica me contó que estaba embarazada. Decidí decirles que a mis padres no les gustó la idea de que tuviera un romance con una chica belga entonces sin hablar nada de que ellos querían que Talia abortara, les explique que yo hui con ella a Bélgica y deje de hablar con ellos.

No les dije que al principio aún tenía relación con mis hermanos ni tampoco que mis padres no querían saber nada de mi o de ellos porque no quería que se sintieran mal o rechazados, les expliqué que comenzaríamos a vivir con su primo, un chico colombiano de 16 años (del que ni quiera sabía de quien era hijo) que probablemente estaría triste por lo que había pasado y no sabría francés, por lo que necesitaba que ellos fueran lo más comprensivos posible.

Cuando al fin fui al aeropuerto mis hijos me habían prometido ser pacientes y amables, cosa que no cumplieron al inicio e  igualmente,  yo trate de comprometerme a hacer sentir a Camilo en casa, cosa que tampoco hice mucho porque muchas de las reglas de la casa para él eran extrañas lo mismo que los castigos, a veces trataba de ser comprensivo pero no quería que sobretodo Patrick copiara la rebeldía de Camilo.

Cuando llegué a Colombia estaba impactado de lo mucho que todo había cambiado… se veía más moderno y tranquilo. El hospital donde estaba Camilo estaba custodiado porque al principio se pensaba que había sido un atentado contra ellos. Todo me parecía muy eficaz, solo fue que me presentara para que un policía me contara todo… en ese momento Camilo no había despertado aun pero el ICBF ya estaba haciendo los papeles para que pudiera estar con él, supongo que no querían que se quedara solo por ahí teniendo en cuenta que cuando cumpliera 18 años podría heredar un montón de cosas, no era un chico muy común.

Una trabajadora social se me acercó luego de que el policía me explicara todo a grandes rasgos y me preguntó si estaba dispuesto a vivir con Camilo, yo asentí aunque me costara un poco entenderle porque ya se me estaba olvidando el español y sin saber bien quien era Camilo. La señora me llevó hasta unas oficinas y me pasó todo lo que tenían de Camilo; notas, historia clínica, reportes e incluso sus amigos y la herencia.

A medida que leía me asustaba más y más… parecía que iba a tratar con un chico completamente fuera de control, había estado incluso hospitalizado porque se había intoxicado por mezclar drogas con alcohol, tenía buenas notas pero también muchas notas por indisciplina. Sabía que Camilo era menor que mis hijos pero con lo que leía no podía dejar de pensar que sería una mala influencia para ellos.

Hablé con Talia de todo lo que había leído y de la joya que era Camilo pero aun así ella me dijo que lo llevara a la casa, que no podía ser tan malo. Al final gracias a ella firmé los papeles y terminé volviéndome el tutor de Camilo, aunque él no me conociera.

Considero que el momento más extraño para ambos fue cuando nos conocimos, vi en sus ojos tristeza, miedo e inocencia… incluso por un momento creí que él pensaba que yo le haría daño. Hablamos un poco en español y le dije que nos iríamos a vivir a Bélgica, noté el shock que eso le causó pero tampoco podía decirle que nos quedaríamos más días en Colombia porque tenía que volver a trabajar.

Durante todo el trayecto él tenía una cara de miedo que me causaba mucha ternura pero no sabía cómo hablarle, tampoco podía tratarlo como un bebé, no quería que reaccionara mal si lo abrazaba o era muy cariñoso con él así que lo deje pensar tranquilo hasta que conoció a mis hijos, creo que él pensó que serían menores que él pero no fue así por lo que se sintió tal vez muy niño cuando llegó.

Ahora, por fin sentía que estaba mejorando mi relación con Camilo no sabía si era por el cambio de país o porque ya se estaba acostumbrando a nosotros, incluso creo que Santiago fue una muy buena idea a pesar de que se aliaran para hacer locuras. Pero, después de la reacción de Patrick supe que todo había retrocedido, Camilo estaba dolido y se estaba culpando de algo no había hecho propiamente, la reacción que el necesitaba por parte nuestra era de compresión no de ira como la que mostró mi hijo… yo iba a ser lo más comprensivo posible cuando lo viera, porque lo que necesita es un abrazo.

Miré mi reloj, ya se estaba haciendo muy tarde… debía hablar con Patrick antes de que se oscureciera y fuera más difícil encontrar a Camilo. Entré a la casa y vi a mi hijo aun enojado sentado en el piso, me acerqué a él luego de respirar profundo y le dije:

Diálogo en francés:

-Patrick ¿Por qué le pegaste a Camilo? –Pregunté, poniéndole una mano en el hombro derecho.

-Porque es un idiota papá, él fue el culpable de todo. –Dijo Patrick volviendo a cerrar el puño.

-No Patrick, él no lo hizo de aposta… ni siquiera sabía que eso iba a pasar. –Dije serio.

-Seguro estaba mintiendo… es su culpa que ahora yo nunca pueda llegar a conocer a mi familia, porque él tiene razón, no merece su apellido. –Patrick estaba bastante enojado, enojo que sinceramente yo no podía entender muy bien.

-Patrick… si existiera una máquina del tiempo todos quisiéramos que nunca pasara el incendio empezando por Camilo, recuerda que él los conoció a todos… -Empecé diciendo.

-Pues sí, pero por su egoísmo idiota ya no nos vamos a conocer todos –Patrick seguía con lo mismo.

-Hijo, de verdad quisiera que entiendas que no es fácil para Camilo lo que pasó, si bien es verdad que todo comenzó por su capricho, su idea no era de que todos murieran… ponte en sus zapatos, imagina que el incendio pasó en la casa y fuiste tú él que bajó y escuchó las súplicas de todos –Intentaba que con eso Patrick se calmara un poco.

-SI… es algo horrible, pero igual él fue el que empezó NI SIQUIERA ENTIENDO POR QUÉ TU LO DEFIENDES… NO ES TU HIJO Y POR SU “CAPRICHO” TUS PAPÁS Y HERMANOS ESTÁN MUERTOS… NO SÉ POR QUÉ ACCEDISTE SI QUIERA  A LLEVARLO A LA CASA –Gritó Patrick.

-Patrick yo no iba a dejar tirado a tu primo en ese momento –Dije tratando que calmarlo otra vez.

-Pues debiste… y no digas que es mi primo… yo tengo otros primos verdaderos –Siguió enojado y decidí cortarlo.

-Ya Patrick, ¡escucha por favor! Camilo no tiene la culpa de lo que pasó, nosotros tenemos que ser comprensivos y actuar como personas maduras –Ya me estaba cansando de esa actitud.

-AHHH DICES QUE ACTUEMOS COMO PERSONAS CON EL QUE NO FUE UNA PERSONA CON SU PROPIA FAMILIA –Siguió gritando Patrick, lo tomé del brazo esperando a que se calmara.

-Patrick ¡Ya! Camilo cometió un error pero no fue el culpable del incendio, estoy seguro de que él jamás quiso que su familia sufriera. A él realmente si le dolió todo lo que pasó… su vida fue la que tuvo un cambio radical, no la tuya Patrick –Mis palabras lo dejaron un momento sin palabras.

-Ahora tratas de hacer que me sienta mal… no te entiendo papá, en serio –Dijo Patrick algo fastidiado pero al menos ya no gritaba.

-No hijo, el que no me entiende eres tu… pero ya te voy a explicar –Dije sentándome en el suelo obligándolo a sentarse a mi lado.

-Está bien –Dijo mirándome fijamente, cuando mis hijos me veían como lo estaba haciendo Patrick en ese momento me daban ganas de mentir y seguirlos protegiendo, pero no podía hacerlo yo tenía que hacer que ellos entendieran a Camilo, además Patrick ya no era un niño y mis padres ya no podían llegar a decirles nada.

-Hijo como ya te dije si el incendio no hubiera pasado ustedes no sabrían nada de acá, ni de Camilo o mi origen. Yo sé que no actué bien al crear en ustedes expectativas falsas de sus abuelos, tíos y primos sé que escuchar esto a ser difícil pero te pido que me entiendas, yo no quería que los juzgaran a ustedes no les conté porque mi intención era protegerlos, claramente yo no soy inglés ni tus abuelos tampoco lo eran, yo nací acá al igual que tu primo… tus abuelos eran personas muy conservadoras y ellos esperaban que nos juntáramos con familias respetadas de acá, yo conocí a tu mamá cuando ella vino de intercambio y realmente me enamoré de ella, realmente no sé cómo pasó pero ella quedó embarazada de tu hermana, yo les conté a mis papás algo preocupado y ellos de inmediato me dijeron que ella debía abortar, que tener un hijo era un error pero yo nunca pensé eso, discutimos y al final decidí irme con tu mamá a Bélgica, formar una nueva vida y despedirme de todo lo que conocía precisamente para que a ustedes no los juzgaran ni les dijeran cosas hirientes… yo conocí a mis padres y créeme era muy difícil que los aceptaran, sé que es duro escuchar eso pero Patrick necesito que entiendas a tu primo y trates de ser realista, si hubieras conocido a mis padres creo que odiarías todo de este país. Por el contrario para Camilo si fue un golpe fuerte… él se enteró el día que me vio que tenía familia en un país tan lejano, a él le costó entender la situación y más aún por la imagen que tenía de todos, le expliqué todo muy por encima y poco a poco ha tratado de adaptarse, el cometió un error pero no podemos culparlo por eso hijo, en este momento lo que él necesita es nuestro apoyo para logre superar lo máximo posible su pasado… no puedes culparlo por algo que no hizo realmente. –Respiré hondo, realmente había hablado bastante rápido.

-Entonces mis abuelos eran una mierda de personas –Dijo Patrick algo dolido, yo jamás hubiera imaginado que le doliera el hecho de que mis papás no los aceptaran porque precisamente ellos no los conocieron… nunca permití que sufrieran por eso.

-No hijo, puedes preguntarle a Camilo si quieres y verás que eran muy amables... solo que ellos cumplían su palabra al pie de la letra y cuando me fui me dejaron claro que nunca contraría con su apoyo. –Dije recordando lo mucho que me dolió ese desplante.

-Igual es cruel que por ser extranjeros no nos fueran a querer –Dijo Patrick mucho más calmado.

-Lo sé hijo, aunque fue más porque ellos querían que yo tuviera otro tipo de vida… la vida en la que creció tu primo, tu mamá no era precisamente la chica europea con dinero. –Escuché un suspiro de Patrick.

-Voy a intentar ser compresivo con Camilo, sé que no la ha pasado bien y que para él fue difícil tener que aprender otro idioma en tan poco tiempo –Dijo sonando maduro.

-Gracias hijo en verdad te lo agradezco –Dije sintiendo un peso menos encima.

-Aunque creo que no hemos terminado de hablar, aún hay muchas cosas que necesito que me explique y no solo a mi sino también a mis hermanos –Dijo Patrick y yo asentí.

-Claro, prometo que en Bélgica vamos a hablar seriamente y les voy a quitar todas las dudas a los tres, será una charla entre ustedes y yo. –Dije rodeándole con el brazo el cuello a mi hijo.

-Está bien… Papá la verdad no sé qué me pasó, creo que no debí darle ese puño a Camilo pero es que sentí mucha rabia… sentí que había sido un envidioso al privarnos a mis hermanos y a mí de conocer a la familia, sé que esa no fue su intención pero es que las acciones traen consecuencias y él no debió incitar a los primos a hacer ese corto… pero estoy algo arrepentido de eso –Dijo y yo aproveché para recordarle algo que él ya sabía.

-Debes estar muy arrepentido Patrick, Camilo es menor que tú y le diste un puño con toda la fuerza que tienes, lo tiraste al piso y hasta tenía sangre –Dije y por la mirada que me hizo supe que ya había entendido a que iba mi regaño. –Además hijo, le dijiste cosas horribles, debió sentirse terrible.

-Pero es que… -Quería continuar pero yo lo frené.

-Patrick lo que hiciste no tiene justificación, tu muy bien sabes que a los puños no se resuelve nada y que usar palabras hirientes de las situaciones familiares de los otros es cruel –Dije poniéndome de pie y sacándome la correa.

-Lo lamento un poco –Dijo y supe que era lo máximo que iba a sacar de él, esquivando su mirada lo tomé del brazo y recostándolo sobre la barra de la cocina comencé…

Zas zas mmgg zas zas auu zas zas auuu zas yaa zas zas zas yaa zas zas
Zas auu zas zas auuu zas zas zas auu zas auu papá para zas zas zas zas
Zas zas ayy zas zas yaa zas auuu zas zas sniff zas zas sniff zas auu zas
Zas Bua zas zas zas Buaa zas zas snif zas zas snif zas zas au zas Buaa

-Ya pasó –Dije tratando de calmarlo un poco.

-Snif snif no quería hacerlo sentir tan mal snif snif tampoco creí que fuera a escaparse snif –Siguió llorando Patrick por lo que traté de calmarlo.

-Yo sé hijo… no llores más –Dije abrazando, nos quedamos así un rato.

-Sabes, agradezco que me dijeras la verdad –Dijo Patrick aun con los ojos algo llorosos pero me alegró bastante tu actitud.

-Bueno hijo, era lo justo para empezar yo jamás debí ocultarles nada –Dije siendo sincero.

-Pero lo hecho hecho está papá… ahora lo importante es buscar a Camilo –Dijo Patrick y yo volví a la realidad, había que encontrar a mi sobrino antes de que haga alguna locura.

Asentí y ambos comenzamos a buscar a Camilo, cada uno salió en una dirección distinta, lo busqué muy exhaustivamente y a medida que pasaban las horas me iba preocupando más y más… yo ya no reconocía la ciudad y Patrick menos, no podíamos competir con Camilo ni tampoco sabíamos nada de sus sitios preferidos.

A las 9 pm comenzó a llover bastante fuerte, las calles estaban enlodadas y resbalosas, yo no quería dejar de buscar a Camilo pero tampoco podía permitir que Patrick y yo nos enfermáramos. Además, siendo realista los dos solos no lo íbamos a encontrar, necesitaba preguntarle a sus amigos por los lugares que frecuentaba por lo que volví con Patrick a la casa y tratamos de dormir pero al menos yo no pude, era imposible si quiera cerrar los ojos teniendo en cuenta que estaba lloviendo y Camilo no aparecía, mi sobrino con depresión y culpa había huido de la casa, podía hacer cualquier cosa y para colmo de males, a pesar de que pasen las horas no tengo idea de donde pueda estar ni tampoco de lo que haya podido hacer.

1No estoy seguro de que se entienda esta parte o no, pero en francés la pronunciación del número 13 suena muy similar al 3 en español y es por eso que Noah confunde los números. 

6 comentarios:

  1. Hola me alegra que siguieras ls historia me tiene enganchada la seguía pero no sabía que era tuya ya sabemos un poco mas lo que pasó espero no tardes mucho en publicar el siguiente se que estás ocupado pero trata de seguir más continuo

    ResponderEliminar
  2. Waaao un capítulo de esta historia q me encanta...espero Camilo no se capaz de hacerse daño. Espero con ansias q su tío sea capaz de ganarselo creo q ambos necesitan ese abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un xapi revelador como el anterior. Genial que hayas acualizado. Me enxanra como se reveló la historia del tio desdesu punto de vista y como, tal como en la vida real, no hay buenos y malos sino errores y aciertos de gente normal.

    ResponderEliminar
  4. Hola, gracias por escribir de nuevo, esta historia en verdad me interesa mucho y me sorprendio volver su continuacion, espero con ansiedad tu regreso con proximo capitulo, este capitulo fue muy reflexivo y hermoso.

    Saludos, soy Sia

    ResponderEliminar
  5. U.u pobre Patrick su papá se pasó pero es que si fue cruel con lo que hizo!!
    Aunque para mí el culpable es Edgar por no aclarar las cosas antes con sus hijos!!
    Espero que Camilo aparezca pronto y no le pase nada malo que ya con sus remordimientos basta!! Pero con lluvia se puede mojar!!
    No sabes mm bueno no, si sabes lo ansiosa que estoy por leer lo que sigue!!
    Me encantó el capítulo pero ya quiero leer más!!
    Ya no seas cruel conmigo!!

    ResponderEliminar
  6. Wow!! Que capitulo más revelador, me gusta esta historia y me sentí un poco de nervios por Patrick... Al leer se sacó la correa fue ��, pensé que no le haría nada.

    ResponderEliminar