sábado, 9 de junio de 2018

Capítulo 9




Capítulo 9

KEITH

Mi estómago rugía de manera salvaje y la cabeza me había empezado a latir.
No era totalmente la culpa de mis hijos que yo estuviera sintiendo esto, sólo que el tener hambre me ponía muy mal, a pesar de haber tenido un buen segundo desayuno. Según mi padre yo era un tragón, a mi parecer yo aún seguía en crecimiento.

Pero bueno, volviendo al tema central, lleve al lloroso adolescente a su habitación y lo senté junto a mi aún abrazándole.

Keith: ahora nos vamos a calmar peque y me contaras que ocurre contigo- aún sollozaba en demasía, por lo que a punta de abrazos, cariños y palabras varias logré que se calmara lo suficiente para que comenzara a hablar.

Matt: es que papá, de verdad que es muy malo, quizás me odies después de que te lo cuente- el corazón se me estrujó al escuchar la voz quebrada de Matt, a pesar de lo que había dicho el peque abajo, no esperaba que fuera tan malo.

Keith: Nunca voy a odiarte campeón, pase lo que pase eso jamás será una opción- le acaricie la cabeza desordenándole la cabellera dorada cobriza que tenía- que me dices si partimos con los reportes que te enviaron y no me has entregado- sin decir palabra alguna, Matt se levantó con dirección a su mochila y sacó un montón de papeles arrugados. Eran bastantes de ellos por lo que no pude evitar enfadarme cuando me los entregó.

Keith: pero hijo son muchísimos, incluso tienes desde el segundo día de clase, ¿hasta cuando esperabas mantener en secreto todo esto?, ¿hasta que te expulsaran?, ¿hasta que perdieras el año?, dime. Y no llores que no tienes motivos aún.

Matt: temía que te enfadaras mucho conmigo, por eso no quise dártelos, sé que estuvo mal pero no sabía que más hacer.

Keith: ¿y no podías hablar conmigo o con tus hermanos?. Tu gemelo está en tu mismo salón, pudiste pedir ayuda- Había alzado un poco la voz mientras le hablaba. Por lo que no me sorprendió cuando se largó a llorar nuevamente y con un poco más de pena- anda cariño no llores lamento haberte gritado, pero es que lo que hiciste estuvo muy mal- le tomé y lo deje sentado en mi regazo para hablarle más de cerca- mañana iré a hablar con tu maestra, cuando haya sabido toda la historia, Phill y yo decidiremos que hacer. Pero desde ya te digo que pasarás un buen tiempo castigado, lo demás lo sabrás luego, ahora trata de comportarte y te disculparás con tu hermano por lo que hiciste.

Matt: si papi…- le limpie las lagrimas y le paré en frente de mi.

Keith: anda vamos a comer o por lo menos a ver si tus hermanos dejaron algo para nosotros.

Matt: conociendo a Sam segurito que se comió todo él solo.

Llegamos a la cocina pero nadie a parte de Julie y Noah estaban comiendo. Al parecer Phill hizo que nos esperaran.

Sam: ¡Ya no aguanto más!- mi hijo había sacado mi glotonería. Al parecer tenia mucha hambre ya que había llegado al punto de levantarse de la mesa y caminar alrededor de toda esta mientras que los espectadores se reían- que se vayan al carajo ellos dos, ¿Puedo comer ya Phill?

Keith: Pues yo puedo perfectamente dejarte sin comer hasta la cena por tu bocaza.

Sam: ay papá que falta me hiciste anda siéntate y disfruta de la exquisita pizza que preparaste- los ojos de Sam casi se habían salido de sus orbitas cuando me escuchó.

Keith: será mejor que te sientes hijo.

Sam: ya lo creo que si- todos terminamos por sentarnos y comenzamos a comer la pizza.

Demás esta decir que no quedo ni un miga en los platos, la pizza fue devorada por todos y es que en verdad había quedado bastante deliciosa.
Al finalizar la comida Phill se levanto a lavar los platos con ayuda de Joe y yo tuve que hacer frente a una cosa que tenia pendiente.

Keith: Sam ve a tu habitación, yo ire en unos minutos.- la cara de mi hijo fue un poema, arrugo los ojos al escuchar la orden y de inmediato comenzó a mirarme con su mejor cara de arrepentido.

Sam: papá…

Keith: sin escusas anda ve a tu habitación y esperame.- al ver que no tenia a donde agarrarse luego que Phill también le mirara como esperando a que se moviera, se levanto de la silla y con una cara de cachorrito abandonado desapareció por las escaleras.

PHILL

Lavé y sequé los platos con ayuda de Joe con quien luego del pequeño incidente que ocurrió hace algunas semanas, nuestra relación se había fortalecido. Se acostumbro a llamarme “papá” en vez de mi nombre, aunque hay veces que debido a la costumbre se le salen algunos “Phill”

Joe: ¿papá?- mientras limpiaba los platos y los enjuagaba, él los secaba y los iba colocando en su sitio.

Phill: dime campeón…- espere a que continuara con su pregunta, pero con cara de duda se quedo mirándome- ¿Hiciste algo malo? ¿o es qué quieres algo?- al preguntar eso su cara se iluminó por completo- Anda dime sinvergüenza.

Joe: quisiera salir hoy por la tarde…- normalmente los días de semana los chicos no acostumbraban a salir demasiado, y no por que se lo prohibiéramos si no que a penas si les alcanzaba el tiempo ya que de querer salir, tendrían que tener todos sus deberes hechos, y vaya que enviaban deberes en esa escuela.

Phill: ¿A dónde quieres ir? ¿y con quien?- debía de hacer todas las preguntas de rigor antes de decidir algo, que si no luego Keith me mataría si daba el permiso como si fuera un caramelo.

Joe: a los juegos del centro comercial con David y Ross.
Joe: ¿a que hora piensas llegar?- no es que fuera a aceptar cualquier hora de llegara que el crio impusiera, solo que le estaba dando la confianza de elegir bien.

Joe: a eso de las 6:30, los juegos cierran a las 5, pero queríamos ir a comer unas hamburguesas luego- un plan más que aceptable a mi parecer.

Phill: por mi no hay problema chico, le preguntaré a tu padre apenas termine de hablar con Sam y veremos, ¿a que hora tenían planeado verse?

Joe: David pasará por mi a las 3, claro si papá acepta por supuesto.

Phill: aun queda hora y media para eso, no te preocupes yo me encargo de tu padre- le guiñé el ojo y seguimos con los platos al mismo tiempo que se empezaba a escuchar la discusión que estaban teniendo Keith y Sam arriba.

Joe: eso suena feo ¿no?- ambos arrugamos en ceño al escuchar un sonido en particular.

Phill: se mandó una buena así que está más que merecido, peque deja que termine yo con esto, por que no me ayudas y les dices a tus hermanos que se pongan con los deberes y de paso te pones tú para que puedas salir luego- el chico secó sus manos y se dispuso a ir al salón.

Joe: ¿incluso a Nicole?- a veces sentía que esos dos jamás se iba a llevar bien. Habían ocasiones en las que se llevaban tranquilamente, pero habían otras que entre los dos solo eran gritos y discusiones.

Phill: Joseph…- le miré seriamente para daré a entender que no estaba para jueguitos.

Joe: vale que solo era una bromita, yo lo intentaré.

Phill: te recuerdo que hay una salida a la cual le afectaría de sobre manera tus bromitas.

Joe: mejor me iré antes de que te enfades, aunque no prometo nada- iba a darle otra advertencia pero ya se había esfumado.
Terminé de guardar toda la vajilla y luego me fui a mi despacho a terminar unos planos que tenia pendiente.
Podía estar de vacaciones, pero siempre había trabajo que hacer sobretodo cuando se es independiente.

KEITH

Una vez estuvo Sam arriba, me lleve a Julie y Noah a que tomaran su siesta habitual, y me di las fuerzas para plantarme en frente de la habitación de Sam y entrar.

Dentro estaba el chico recostado mirando a la nada. No me escucho entrar por lo que pude adentrarme sin problemas y observarle por un momento.

Estaba tan grande y fuerte, ya no quedaba nada de mi chico de 15 que se había ido a la otra punta del país.
Aunque a pesar de esa corteza de joven casi adulto que aparentaba, dentro aún seguía siendo un niño que necesitaba limites y sobre todo amor. Todo el amor que no pude darle en condiciones en los últimos 2 años.

Keith: ¿hijo?- Sam dio un salto que solo pude compararse con el de un gato asustado, me dio un poco de risa, pero pude controlarme para no ofender al chico.

Sam: coño papá que susto me has dado- enarqué una ceja y me acerque rápidamente a él, le voltee y le di una fuerte palmada.

PLAS auuu ¿y eso porque fue?

Keith: cuida tu lenguaje jovencito, mira que no estas en buenos términos conmigo, así que más te vale comportarte para no añadir más puntos negativos a tu lista.

Sam: pues me valen tus puntos negativos- no se en realidad lo que le pasaba a Sam, hace unos minutos estaba alegre y bromista, pero ahora era como si el demonio le hubiera entrado al cuerpo.

No perdí el tiempo en advertencias que no servirían para nada, por lo que le tome de un brazo para levantarle de la cama, me senté en la misma y le deje caer en mi regazo como un saco de papas.

Keith: pues ya veremos cuanto te “valen” mis advertencias- en medio de quejas y forcejones para salir de la posición en que se encontraba, yo comencé la faena contra el trasero de mi hijo.

PLAS PLAS PLAS noo PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS auuuu papá PLAS PLAS

Keith: no volverás a hacer algo como lo que hiciste hoy jamás en tu vida- mientras le regañaba iba soltando palmetazos sincronizados.- que hago si algo te ocurre, yo pensando que estabas seguro en el internado y no en un avión.

Sam: buaaa PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS  lo siento papi… yo no quería que te enfadaras- la misma frase que había dicho Matt unas horas atrás, ¿es que acaso yo era un monstruo que se enfadaba por todo?.

Keith: no hay excusas para lo que hiciste, claro que me enfadaría pero jamás te haría daño mi vida, te hubiera ido a buscar e intentaría todo lo que hubiera estado a mi alcance para solucionar el problema.

Sam: lo siento…- había pensado en darle unas cuantas con el cinturón, pero viéndole los pucheros que hacia mientras se disculpaba y me pegaba esa mirada de cachorrito que tienen todos mis hijos, flaquee y le tome en brazos para comenzar a mimarle.

Keith: anda ya campeón no llores que sabes que fui blando.

Sam: no tenemos el mismo concepto de lo que significa ser blando papi… sniff- costó lo suyo, pero luego de 20 minutos de mimos y palabras cariñosas logré que el chico dejara de llorar.

Keith: no vuelvas a hacerme eso hijo, me asuste muchísimo cuando Grant me dijo que te habías escapado…- le seguía haciendo cariños en la espalda mientras le hablaba.

Sam: no lo haré papá lo prometo- nos quedamos unos minutos más abrazados y luego el se levantó, volviendo a recuperar su postura de chico grande.

Keith: anda chico te dejaré para que guardes tus cosas, la ropa sucia la bajas a la lavandería que la lavaré mañana- me acerqué y le di un último beso para luego salir de la habitación.

Sam: ¡Te amo papá!- me sonreí al escucharle gritar eso. Seguía siendo mi pequeño.

Keith: ¡yo también peque!

Me dirigí a la habitación de los gemelos, tenía que hablar de unas cuantas cosas con Matt antes de que el lunes fuera a hablar con el director.
Al entrar me encontré con dos escenarios totalmente distintos, Max esta con su consola portátil recostado en su cama y Matt estaba sentado en su escritorio con cara de afligido, e incluso me atrevería a decir que tenia acumuladas algunas lagrimas en la comisura de sus ojos.

Keith: supongo que ya acabaste con tus deberes que estas tan relajado ahí, ¿no Max?- el chico en cuestión me miró por un segundo pero luego volvió a su juego.

Max: es viernes pa, puedo hacerlos mañana- estaba relajado, pero claro que había una regla en casa que debía hacer cumplir.

Keith: sabes lo que pienso de eso hijo, es preferible hacerlos el viernes y así tendrás todo el fin de semana para disfrutar.

Max: los haré mañana papá lo juro- le mire dudoso por un segundo hasta que me di por vencido.

Keith: esta bien ya que decidiste así, mañana te levantare a las 7 de la mañana para que te pongas con los deberes.

Max: eso no es justo papá, son mis deberes por que tienes que decidir tu sobre ellos.

Keith: yo no decido por sobre los deberes, decido por sobre de ti, soy tu padre y debes obedecerme, anda hijo que ya te sabes muy bien las reglas y esta es una regla que por lo demás te beneficia.- el chico me miro muy contrariado, pero finalmente dejo la consola de lado y tomo su mochila para luego sentarse en su escritorio- ves que no es tan difícil obedecer hijo.

Max: mrph…- decidí dejar el tema hasta allí y me concentre en Matt que seguía mirando su cuaderno como si el pudiera de la nada decirle las respuestas.

Keith: ¿necesitas ayuda cariño?- no quería que se sintiera mal por no entender la materia, por lo que decidí inmiscuirme de apoco.- a ver que estas viendo mmm…. Pero mira si son ecuaciones de primer grado, ¿alguna vez te conté que yo era el mejor de mi clase en matemáticas?- el me miró sorprendido y a la vez triste- pues si que lo era, así que yo te ayudare con tus tareas, pero te digo desde ya, era pésimo en historia y biología, pero escuche que Phill si que se defendía con ellas así que el podría ayudarte si algo te resulta difícil.

Matt: soy bueno en historia, solo que con los números soy un desastre…- lanzo suavemente el lápiz hacia el escritorio y me miro con ojitos tiernos- ¿me ayudarías a resolver estos ejercicios? Y quizás también a estudiar un poco, tengo un examen dentro de poco y si quiero aprobar matemáticas este trimestre dependo de el.

No conteste solo tome el lápiz y me senté a su lado comenzando a leer el problema planteado en su cuaderno.
No tardamos más de 10 minutos en tener lista la tarea y unos 15 más en haber repasado un poco y que el chico entendiera lo que estaba haciendo con los números

Matt: eres el mejor papá gracias, ¿crees que te sea posible ayudarme un poco todos los días desde ahora en adelante?- esa es una frase que uno jamás espera escuchar de la boca de un chico de 14 años.

Keith: claro que puedo cariño, pero mejor día por medio, tampoco debes sobre exigirte- le di un beso en la mejilla y salí de la habitación de los chicos topándome de lleno con Joe.

Joe: hey papá, eres justo a la persona que quería ver ahora, ¿podemos hablar un momento?- me deje guiar por Joe hasta la sala del segundo piso en donde se encontraba Phill sentado sobre el sofá. Empezaba a sospechar que esto no era una charla cualquiera si no que una digna emboscada.

Keith: por que presiento que nada de lo que va a salir de aquí me favorecerá, ¿Phill?- el me miró con ojos de corderito y se levantó del sofá.

Phill: tranquilo Keith que no es nada malo, es solo que Joe quiere salir esta tarde con unos amigos al centro comercial y quería saber tu opinión.

Keith: pues por mi no hay problema chico, es viernes anda y diviértete pero llega a una hora prudente ¿si?

Joe: llegaré temprano papá gracias, iré a avisarle a los chicos- el crio salió corriendo con dirección a su habitación.

Keith: se te está haciendo costumbre ayudar a los chicos a planear emboscadas contra mi, eh Phill.- me acerqué a mi novio con paso flojo hasta que le tuve lo bastante cerca como para abrazarlo entre mis brazos- creo que debería hacer algo al respecto…

Phill: mmm… ya lo creo que si- él me robo un beso fugaz e íbamos a comenzar con uno de verdad pero justo en ese instante se escucho un ruido bastante fuerte proveniente desde fuera de la sala.

CRASH!

Maya: eres un tonto Nathan!- un grito y un llanto nos alertó y provocó que saliéramos la pasión desapareciera por completo y en cambio un shot de adrenalina hizo que saliéramos corriendo fuera de la habitación.

Aquello no se escuchaba bien…


2 comentarios:

  1. HOLA!!!!quede intrigada... qué pasó por dios
    lindo episodio y actualizacuón. Estos papás están muy ocupados al parecer con sus chicos
    Grace

    ResponderEliminar
  2. Alguien sabe como puedo encontrar el capítulo 10

    ResponderEliminar