miércoles, 14 de junio de 2017

Capítulo siete.

Capítulo siete.

El reloj deba las dos de la tarde  en punto y aún nos encontrábamos en el gran comedor de la escuela militar ¿Se preguntaran cuál era la razón?  y la respuesta era muy simple…hablaban de un tema muy interesante para ellos y algo incómodo para mí. Recuerdo que dos cabos nos habían llamado la atención para que regresáramos a clases ya que teníamos entrenamiento de supervivencia.
- Cabo: jóvenes en diez minutos deben estar en el patio central de la escuela, eso quiere decir que ¡¡ya deberían estar ahí!!.- dijo a todo pulmón gritando en el oído de Carlos él cual dio un brinco y respondió con el mismo tono militar que le hablaron anteriormente.
- Carlos: Señor, terminamos de almorzar y nos dirigimos al lugar.
- Cabo: ¡Tiene 3 minutos estudiante!.- dijo y lo observo por unos segundos hasta que Carlos bajo la mirada.
- Leonel: Santiago no exageres… falta para que se cumpla la hora y además, es una pereza esperar hasta que llegue el capitán.
Al terminar de hablar recibió una colleja en la nuca, el cabo era el hermano mayor  de Leonel y se le olvidaba que este era un superior y no podía hablarle como lo hacía habitualmente en casa.
- Cabo: Deme 10 lagartijas.- Leonel rodo los ojos e hizo lo que le dijeron en silencio
- Cabo: Jóvenes…estoy a cargo de su piso y  les advierto que no me hagan enojar.- al decir eso se agacho y le dio un chilito en la oreja a Leonel.- ¡en voz alta estudiante!
- Leonel: GRRR 1 cabo… 2 cabo… 3 cabo.- contaba cansado, acabábamos de almorzar y así es difícil hacer ejercicios.- 5 cabo… ufff 6 cabo …- me deba tristeza ver a mi amigo así, estaba cansado, pero continuo.-  aggg 7 cabo …. 8 hijo de (susurro).- con la mala suelte que su hermano lo escucho,  porque estaba en cuclillas a su derecha, al oír le dio otro chirlito en la mismo oreja anterior.- … auuu auuuu 9 cabo  y diez mi cabo.
- Cabo: ¡Descanse!… los quiero ver en el lugar que deben estar a la hora que debe, les juro que si me regañar por culpa de ustedes… me la pagaran, ¡esta claro estudiantes!
- Todos: ¡Si mi cabo! .- dijimos casi todos.
-Carlos: Si, Pepito… esta claro.- respondió sonriendo, apoyado en la mesa  y cerrando un ojo.
- Cabo: Se responde mi cabo o cabo, estudiante… no lo olvide.- Carlos al no responder, el cabo saco el  rebenque que tenía a su derecha en su cinturón
- Carlos: AHHHH  au   auuuu .- se quejó.
- Cabo: Esta claro estudiante ¿cómo debe llamarme?
- Carlos: ¡Si mi cabo!.- respondió y se cuadro esta vez, pedro el hermano de Leonel esbozo una sonrisa irónica y nos señaló.
- Cabo: Los quiero puntuales.- dijo amenazando y enseñándonos el rebenque, para luego retirarse del lugar.

Una vez que había desaparecido comenzaron los mil insultos a pedro, no se podía distinguir cuál de ellos era más de grueso calibre, recuerdo que lo más suave que le deseamos es que se quemara con aceite.
- Javier: Carlos ¿estás bien? .- pregunte preocupado cuando lo vi sobarse,  el rebencazo había sonado horrible.

- Carlos: si, Javier y no te preocupes… no será el primero y menos el ultimo.

- Camilo: Tu hermano es un verdadero… hijo de….- se detuvo al ver como Leonardo le hacía gestos.

- Leonel: No termines esa frase o tendré que darte una paliza… mi madre no tiene la culpa de tener un hijo con el cerebro lavado en esta ¡¡ESCUELA DE MIERDA!!
La mayoría de los que estudiábamos en el colegio militar,  estaba en él porque eran considerados jóvenes incontrolables, la mayor parte ingresaban luego de alguna aventura, acción o estado de rebeldía máxima,  en  la una escuela se regía por la disciplina en todas sus letras y se les autorizaba  aplicarla una vez firmando los padres una autorización especial al matricular a sus hijos o niños apadrinados.
 Cuando se acercó el segundo cabo todos nos pusimos de pie y caminamos a la salida del comedor, pero siguieron con la conversación y no nos dimos cuenta cuando estábamos todos sentados en la última mesa… la más escondida del lugar, mientras los chicos hablaban y debatían yo observaba nervioso el reloj y trate muchas veces de convencerlos,  pero no se movían del lugar.
- Carlos: ¡Estas equivocado Leonel!.- aseguro como si fue experto.- El amor si existe y tenemos un ejemplo de eso ¿verdad Javier?.- preguntó frente a todos.

- Javier: Chicos debemos regresar… en serio vamos o nos meteremos en problemas…olvidaron  que  vinieron dos veces por nosotros.- les recordé.

- Leonel: Ahí lo tienes… Javier no está convencido, Carlos tu no entiendes nada sobre tener una ¡¡RELACION AMOROSA!!.- dijo a todo pulmón como si  fuera un erudito en el tema.

- Carlos : ¡Claro que lo sé!... es más soy experto,  me gustan los desafíos y entre más difícil lo son,  más me atraen.

- Camilo:  Mn por difícil ¿te refieres a Romina?… en serio hermano, un año insistiendo y la chica no te da ni media pelota.- se burló Cami y tenía razón, es más una vez lo dejo en la puerta del cine con palomitas y un ramo de rosas rojas sin importar la  situación bochornosa que pasó y cuando Carlos le reclamo... ella solo respondió con un seco “ ups..lo olvide”
- Carlos : Si, ella es una señorita y no se va así de fácil como tú Sandra.- atacó como un gato de espalda, Sandra era la novia de Camilo desde hacía un mes.

- Camilo: Eso no te lo permitiré, GRRR discúlpate por lo que acabas de decir.- amenazó acercándose a diez centímetros y lo hubiera hecho desde más cerca... pero la mesa se lo impedía.
- Carlos: ¡¡No!! Sandra Lafaci es la chica más enamoradiza que conozco y también la más entregada según escuche… evalúa esa relación, eres mi amigo y no quiero que te haga daño.- aseguró Carlos, había escuchado y visto muchas cosas de Sandra y no quería que lo lastimaran… un mes y medio atrás Camilo había  tenido un gran desilusión amorosa y no quería que volviera a sufrir.

Al ver como Camilo otra vez se le iba encima a Carlos, trate de mediar al notar que que en cualquier momentos ambos chicos explotarían, así que trate de asustarlos un poco.

- Javier: Chicos...deberíamos ir al campo de entrenamiento, solo quedamos nosotros y somos  los últimos en el comedor,  si  se molesta y llaman a nuestros  padres  para dar quejas nos ira muy mal.- confesé sin vergüenza, entre las conversaciones estaba seguro  que a los que estaban en la mesa junto a mí, compartimos  la misma forma de “castigos” en nuestras casas.

- Carlos: No te estreses Javier,  ¡estamos por terminar!.- aseguro ignorando a Camilo y pasando un brazo por sobre el cuello de Leonel en un gesto de camaradas y caminaron de los primeros al lugar de entrenamiento.

- Camilo: Terminar jajaja, ¡olvidalo!...¡¡estoy esperando una disculpa!!.-  dijo furioso, pero fue ignorado.

- Leonel : Sandra Lafaci.. Mm yo pensé que apellidaba Vera, su primo es Daniel Vera y por lo que se son primos hermanos ¿ o no?.- pregunto confundido a Carlos y este miro Camilo y bajó la voz.

- Carlos: Lo es… pero me refería a como le dicen Leo, es por lo de…

- Javier: Carlos, Amigo no lo digas.- interrumpí al observar la expresión de Camilo,  parecía un toro a punto de envestir.

- Camilo: Haz caso a Javier, te salva el culo como siempre.- se burló irónicamente y luego me observo para ver si decía algo.

- Leonel: Ignóralo, ¿me explican cómo es el cuento del apellido?...porque estoy confundido, pero también estoy seguro que es prima de Daniel y él  se apellida Vera.

- Javier: Leo… por favor no continúes  con el tema,  porque se van a matar y en serio con mi padre estamos bien,  este fin de semana cumplo récord en no meterme en problemas… y mi papá en tener sus manos quietas.- lo último solo lo pensé, era cierto mi padre solo me había regañado dos veces y nada más.

- Carlos: Ok, entonces debemos ir  al campo de entrenamiento.- dijo feliz, sabía de todo lo que había pasado entre papá y yo.

- Leonel: Me explicas.- insistió una vez que se relajaron.
- Carlos: Le dicen así por cómo es... Sandra Lafaci es igual a Sandra “LA FACIL “Dios Leonel, es un juego de palabras.

- Leonel: ¡Wow!.. Entonces le dicen a sí ¿por lo rápido que se va a la  cama con cualquiera?.- analizo y su voz retumbo en el comedor al estar completamente vacío.

Recuerdo que Camilo se enloqueció al escuchar lo que había  dicho Carlos, luego de un momento a otro Camilo se abalanzó sobre Carlos y al tratar de separarlos sentí un fuerte golpe en mi boca que me hizo cae de costado al suelo. Leonel al darse cuenta de quién me había golpeado se fue encima y Carlos quedó  debajo de  los otros que lo aplastaron, recuerdo que estuvieron un rato dándose de puños, patadas y golpes en las costillas hasta que llegó el General y termino la pelea como siempre.

Primero tomo a Leonel que estaba sobre camilo y le dio tres rebencazos, para continuar mudo hasta el último de los involucrados en la pelea.

      ZAS -----   ZAS  -----  ZAS . ….

- Leonel: Ayyyy noooo auuuuu .- Aulló de dolor, el rebenque dolió mucho aunque solo lo dejará caer, luego continuo.

    ZAS  ----  ZAS  -----   ZAS ……

- Camilo:  AHHHH   auuuuu mmm.-  se quejó en un comienzo, pero luego  se aguantaba, de todos era el mayor y trataba de ser un ejemplo..

ZAS  -----  ZAS  ------  ZAS ……

- Carlos: NOOOOO porfavor ayayaaaayyy .-  sollozo, Carlos no estaba acostumbrado...su padre rara vez lo castigaba así, además le dolía el que le había dado el hermano de Leonel.

Luego el General cuando vio que Carlos estaba tranquilo, se acercó y me  tomo por mi antebrazo derecho sosteniéndolo con firmeza, al adivinar las horribles  intenciones  que trate de explicar.

- Javier: Señor, le explico.- dije retrocediendo y poniendo mi trasero bajo resguardo del maldito rebenque.-  a mi  nooo ¡por favor!.- suplique levantándome del piso del cual me fui a sentar nervioso.
     
   ZAS  -----  ZAS  ------  ZAS ………
 Silbó  otra vez ese horrible instrumento y yo por mi parte  no pude evitar gritar de dolor.

- Javier:   AYYYYY   auuuuu  AHHHHH… ya porfavor snifff.- suplique al borde de las lágrimas, creo que después de tanto tiempo de tener mi trasero en receso… dolio más que nada en el mundo.

- General: ¡¡Jóvenes están castigados!!  Los esperare  después de la prácticas de supervivencia  en mi oficina  para discutir cómo solucionaremos la desobediencia, además de la agresión y matonaje en la que se vieron involucrados, los espero a las 18 horas en mi oficina.

- Camilo/ Javier/ leonel y Carlos: ¡¡Sí señor!!.- dijimos en coro.

- General: Javier ve a enfermería y pide que te  ayuden con  la  herida en tu boca… luego te diriges al campo de entrenamiento, la prueba final la tomare yo y quien obtenga menos de cuatro, les advierto que  lo pasara muy mal.-  amenazó dándose un suave golpe  en la pierna con el rebenque.

Una vez listo con mi boca  me dirigí al lugar de prácticas y al llegar observé que  estaba todos con el traje de camuflaje, mientras los del otro grupo les lanzaban granadas (globos pequeños rellenos con pintura roja) , los heridos debían ser trasladados a la tienda de campaña y atendidos por el enfermero… que en este caso era Carlos, al llegar fui enviado junto a mi amigo.

- Carlos: ¿Como estas?.- pregunto tomando mi cabeza observando detenidamente mi labio lastimado.- Fui yo.. ¿verdad?

- Javier: No, fue… da igual..- dije levantando mis hombros en señal de que no me importaba.- ¿Cómo va todo?
- Carlos: Algunos se quejan más que otros, pero lo soluciono fácil.
En ese momento llego un “Herido” transportado por los camilleros.
- Gustavo: AHHHHH me dueleeee AYUDAAAAA… ¡¡no quiero perder mi pierna!!-  se quejaba ya que supuestamente “la Bomba” había llegado en ese lugar.

- Carlos: Javier tenemos que operar y amputa la pierna… prepara todo mientras  le inyectó la anestesia.- dijo serio y luego se acercó a la mesa de arsenalera,  tomó una jeringa y  preparo la inyección, mientras Gustavo lo observaba estupefacto.

- Gustavo: Ja… Javier, está bromeando ¿verdad?.- pregunto y al observarme palideció, estaba vestido con un mandil de plástico y lo había cubierto con tita de lapicero rojo simulando ser sangre.

- Javier: No, cierra los ojos y no te dolerá… tenemos experiencia.- gruñí con la voz más terrorífica que pude.

- Gustavo: AHHHHHHHHHH  MAMAAAAAAA no quiero que me amputen LA PIERNAAAAAAAAA!!!!!!.- Grito y salió corriendo como loco, con Carlos lo observamos hasta que desapareció y luego cuando se encontraron nuestros ojos nos dio ataque de risa.

- Carlos: jajaja pobre se asustó… ¿Preocupado?.- pregunto y ya sabía a qué se refería.

- Javier: No, con mi papá  esta todo bien y ¿tú?

- Carlos: Nada... estoy  con la abuela.- respondió cerrando un ojo.

Al oír eso respira tranquilo ya que cuando Carlos se quedaba en casa de los abuelos significaba que sus padres se encontraban en algún crucero idea de la mamá de Carlos.
- Carlos: ¿Cómo va todo con Lissandra?

- Javier: ¡¡Perfecto!! El sábado cumplimos seis meses de noviazgo.- dije feliz y emocionado a la vez.

- Carlos: ¿Tienes todo listo o necesitas ayuda?.- pregunto sonriendo, me gustaba que mi amigo estuviera feliz por mi  novia… en algunos casos había visto dejan de hablar o hablan mal de las chicas de otros ya que sienten celos.

- Javier: Todo listo, pero necesito tu ayuda .. la de siempre.- asegure ansioso

- Carlos: Pasare por ella a las cuatro de la tarde ¿está bien?

- Javier: ¡¡Perfecto!!.- respondí emocionado.

El sábado tendríamos nuestra celebración de noviazgo con Lissandra, llevábamos seis meses siendo novios y toda una vida como amigos. El día que le pedí ser mi novia fue para el aniversario de matrimonio de mis padres, liss había quedado flechada por las palabras que le dedique ya que era el único regalo que les podía dar.

Recuerdo que todos comenzó cuando encontré una carta sobre mi cama al regresar de la cena de celebración de aniversario de matrimonio,  al leer me emocione por las palabras de Liss ya que me felicitaba por mis lindos y tiernos sentimiento hacia mis padres, luego le respondí y fui hasta su casa dejando la carta en el buzón sin remitente, tres días después la dejo sobre la mesa en que mamá ordenaba la ropa antes de planchar y al día siguiente estaba la respuesta otra vez en su buzo, así estuvimos por un tiempo hasta que le pedí salir y ella acepto…La primera vez que salimos fue increíble ya que  fuimos al cine y nervioso pedí consejos a mi padre, está emocionado me ayudó y dio dinero para los ticket y además, para un gran ramo de rosas rojas.

- Patricio: Hijo, tienes que ser muy caballero, debes bajas primero del auto,  luego abres la puerta y la ayudas a bajar…. no tomes su mano a menos que ella lo haga y siempre ofrece tu brazo al caminar.- aconsejaba por décima vez.- ah, nunca permitas que ella camine por el lado que van los vehículos y si en caso que eso suceda, disimuladamente cambias de lado.

- Daniela: Cariño, deja de decirle tantas cosas… lo vas a estresar.- regaño mi madre y tenía un poco de razón,  pero me sentía feliz a notar su interés en mí.

- Javier: No importa mamá, es más estoy agradecido… había olvidado eso de caminar y los vehículos.

- Patricio: Mi amor, solo aconsejo no lo estreso… hijo lo harás bien, estoy orgulloso de tí.-  cuando oí Estoy orgullosos de tí  mi corazón comenzó a latir rápido y sentí ganas de llorar, mi padre lo noto y se levantó desde la mesa y me abrazo.- te amo Javier ¿ lo sabes?

- Javier: si papi lo sé.

Maglio quien estaba sentado en la mesa observaba la escena, estaba sin su audífono que le permitía escuchar… cuando sucedía eso, él pequeño leía los labios. Cuando su madre lo observo y él le hizo un gesto de tocarse el estómago y dibujo un corazón.

- Daniela: no hijo, el corazón está aquí.- dijo tocando el pecho de Maglio.- el pequeño le acaricio su rostro y luego señaló a Javier dibujando un corazón en el aire.- Si mi amor, tu hermanito esta emocionado y además ¡enamorado!

Maglio se cubrió la boca como ahogando un grito y luego aplaudió, adoraba ver feliz a Javier, una vez que termino la cena tomo la mano de su hermano mayor y lo arrastro a la habitación.
- Daniela: Javier no permitas que te arrastre, dile que te hable.
- Javier: no importa mamá, es bueno que se exprese como sea.
La madre de Javier se levantó de la mesa y le habló al Maglio.

- Daniela: Hijo no se arrastra, ¿le puedes decir a tu hermano que es lo que quieres?.- al terminar la frase recibió una palmada en su mano ya que había separado las manos de Javier y Maglio.
Daniela enojada le dio dos palmadas a Maglio, en la escuela a la cual asistia le habían reclamado y aconsejado que él pequeño no avanzaba porque en su casa no lo estimulaban, además había recibido dos planas de reclamos porque Maglio golpeaba a sus compañeros.

Plaffff…… plafffff….- eso no se hace y menos a los papas.- regaño luego de darle unas palmadas de mediana intensidad.

Maglio al sentir que castigaban su trasero lloró y lograron oír su voz… el pequeño de la familia el último tiempo estaba difícil y no quería hablar. En las terapias y clases de lenguaje se sentaba por cuatro largas horas y no realizaba los ejercicios, tan pocos los juegos y ningún tipo de estimulación… la fonoaudióloga aconsejo cambiar la rutina y aconsejo  que la familia fuera más  participativa obligándolo a hablar.

- Maglio: si… sien…. siento ma.- dijo con las manos en los ojitos y entre sollozos que les desgarraba el corazón a Javier y su padre.

- Daniela: lo siento maaamaaa, repite hijo.- corrigió, se quebraba en mil pedazos, pero debía hacerlo.

- Maglio: o si..siento ma...ma.- repitió el pequeño de 3 años  haciendo un gran esfuerzo.

- Daniela: muy bien hijo… lo hiciste muy bien, ahora le hablas a Javier y ¿le dice que quieres?

- Maglio: pi...pieza ...er javor

- Javier: si, vamos.- tomo la manito de sus hermanito y dieron un paso había la habitación, hasta que su madre los detuvo.

- Daniela: Javier…¡¡te las voy a dar!!- regaño acercándose dispuesta a darle una palmada a Javier, este se cubrió el trasero y cerró los ojos como lo hacía Maglio y Daniel no pudo.- .Hijo, enséñale a tu hermanito como se dice.- cuando Javier escuchó lo último y al notar que no había atacado su trasero gruño y obedeció a su madre.

- Javier: GRR  maglio se dice “vamos a la pieza Javier,  Por favor”

- Maglio: Ahhhhh mu...argo.- reclamo y se cruzó de brazos.

- Javier:  Mamá es muy largo y no puede.- Daniela miro a Javier tomó la cuchara de madera con la que cocinaba y caminó en dirección a su hijo, este al notarlo grito .- NOOOO MAMAAAA, ¡¡Maglio corre que nos pegaran!!.- dijo, pero Maglio no estaba por ningún lado y  al ver a su padre, este le hizo señas y Maglio estaba en su habitación haciendo señas para que se apurara, Daniela al ver eso hizo como que corría.

- Maglio: ¡¡AURAAAA  JA..EEEMAAA .. ATAPA!!.(apura Javier, mamá te atrapa)- gritó el pequeño y cuando Javier entró se escucharon carcajadas de ambos chicos.

Daniela quedó a medio camino con la cuchara en la mano y lloró, Patricio se acercó y la abrazó hasta que su esposa se tranquilizara.

- Patricio: Mi amor, ¿Qué pasa?.- pregunto abrazándola con inmenso amor y Daniela apoyo su cabeza sobre el pecho de su esposo.

- Daniela: Estoy desesperada, Maglio no quiere hablar y cada vez que lo intentamos termina enojado conmigo o llorando, además nadie me ayuda… hable contigo y con Javier para que le enseñaran y potenciarán el lenguaje, pero Tu siempre dices que no sea estricta y Javier lo justifica con que no puede… así Maglio no avanzara y cuando no estemos como vivirá, comunicara y avanzara en la vida… quiero que mi hijo sea independiente y no veo avances… buaaaaaa.- lloro desconsoladamente.

- Patricio: Perdóname mi amor.- dijo y beso tiernamente su frente.- Tienes razón, eres la única que le exige y eso no puede seguir así.- esta vez beso los ojos de su esposa.- Es nuestra responsabilidad y obligación de proteger, educar y enseñar a nuestros hijos y yo últimamente solo estoy de espectador y me rio de sus locuras, pero te aseguro que esto cambiara.- aseguro y beso los labios de su mujer.- te deje sola con esto, pero no lo hare más.

- Daniela: Lo prometes.- dijo mirándolo a los ojos intensamente, Patricio sonrió y no respondió.- dilo… ¡Lo prometes¡ .- exigió girándose y tomando la cuchara de madera  dando un golpe en su mano con esta..

- Patricio: Te lo prometo mi amor.-  respondió y luego mordió la boca de su mujer mientras la tomaba por los  mulos sentándola en sus caderas besandola intensamente mientras se dirigían a su habitación, los chicos estaría unas horas encerrados así que aprovecharon de amarse con intensidad, fuego y mucho deseo….ya que desde mucho tiempo no lo hacían.

……. Javier………..

Al entrar en nuestra habitación escuche la risa de Maglio y me uní a ella al escapar de mamá, verla con eso en la mano había sido una imagen terrible y  no entendía porque mamá exigía tanto a mi hermanito… unos meses atrás lo habían operado y querían que escuchara y hablara rápidamente, siempre he creído que todo tiene un tiempo y proceso… más para Maglio, quien odiaba que lo presionaran. Todas las noches antes de dormir mi madre esta una hora completa con los ejercicios y luego quería que con mi padre continuáramos,  Maglio es un niño quien apenas cumplió los tres años y al nivel de exigencia que llega me parecía  terrible.

Una hora después Maglio estaba durmiendo, Javier nervioso no quiso salir del cuarto y fue hasta su escritorio...abrió el primer cajón sacado una caja adornada con flores y de ella tomo la última carta que había recibido de Lissandra , su novia.


Querido Javier:

Estoy enamorada de ti de todo lo lindo que eres, desde que comenzó nuestra relación en  mi vida estas  siempre presente,  llenándola de amor y sonrisas, cada sábado en un dia especial y soñado…Javier te amo porque eres único, lindo, sincero.
¿Sabes? Cuando estoy en el colegio cada noche sueño con robarte muchos abrazos y besos cuando menos no lo esperes, además  de gritar al viento y quien quiera escuchar lo mucho que te amo, Javier… amor mío llenas mi corazón de felicidad y soy la persona más agradecida con Dios por darme la oportunidad de conocerte y que compartieras tu corazón conmigo. Mi amor y  día a día me esfuerzo para ser buena  persona, ser humano y  perfecta para Imaginarte, pensarte, sentirte, amarte para toda la vida y tenerte siempre junto a mí.
Te  quiero, amo y más….  Lissandra Altagracia Altamirano.

Javier se emocionó al leer la carta de su novia y cuando Maglio dormía respondió a tan lindas palabras

Mi Amada Liss:
Te amo  y estoy enamorado de tu mirada tan transparente, de tu sonrisa tan llena de alegría, de la   magia que tienes para hacer de cada momento único y especial, estoy enamorado de tu nobleza, estoy enamorado de tu corazón, de tu alma, de tu hermosura,  en resumen estoy enamorado de ti por completo.
 Amor, todo en ti es perfecto y llegaste un día a mi vida inesperadamente para llenarla de alegría, amor y felicidad, es lindo tenerte a mi lado y poder disfrutar juntos de nuestro amor… se que a veces hay días grises,  pero siempre se iluminan cuando pienso en ti.
Agradezco a Dios todos los días por la bendición de estar contigo ya que nunca pensé que existiera alguien  como tú. Liss tienes  un corazón hermoso, llena de cualidades muy lindas, Vales mucho, todo en ti es perfecto, no veo en ti nada que no sea lindo… es imposible amor no enamorarse de alguien así como tú  porque simplemente eres encantadora de pies a cabeza…Ahora todo mi mundo está lleno del color, mis días son felices porque tú los llenas de felicidad.
Amor quiero estar a tu lado siempre el tiempo que Dios lo permita, eres muy especial en mi vida lo sabes amor, quiero darte siempre lo mejor y verte feliz es todo lo que deseo, quiero hoy y siempre caminar juntos unidos en este sentimiento, romper juntos las barreras que no aceptarían nuestro amor  y quiero ir a tu casa, presentarme frente a tu padre y pedir su bendición para nuestra relación…. Pero aun eso no se puede.
Te amo liss y el sábado tengo preparada una gran sorpresa para celebrar nuestro aniversario, Carlos pasara por ti…me despido con inmenso amor Javier.

Al terminar la carta Javier lloro, le dolía no poder ir por su novia a casa de su padres, pero era menospreciado al ser hijo del capataz de la hacienda , Lissandra era la única hija de don Miguel Castello dueño de la hacienda más grande y poderosa del lugar, Javier estaba enamorado al igual que Lissandra… ambos habían acordado que Carlos fuera a su casa por ella para salir con Javier y así no levantar sospechas, el padre de Javier era íntimo amigo de la familia del padre de Lissandra… con la carta de su amada se durmió llorando con un gran dolor y también emocionado pensando en los detalles de ese día maravilloso.


2 comentarios:

  1. Es tan triste y a la vez lindo, lo llamo un capítulo agridulce.

    ResponderEliminar
  2. Ah que si son bien cursis e4se par jajajaja
    Pero que pena que no puedan disfrutar su amor como ellos quisieran..
    Que alegría ve4r al pequeño ya recuperándose :)

    ResponderEliminar