martes, 1 de agosto de 2017

Capítulo 6 “Tomando el rol de hermano mayor”



Capítulo 6 “Tomando el rol de hermano mayor”

JOE

Estar sin privilegios era un rollo, a pesar de tener un sin fin de hermanos con los cuales jugar, a los traidores, refiriéndome solo a los mayores, se les ocurrió jugar a la consola y a los más peques se les antojó ver un peli, en conclusión ningún panorama me servía de algo.

La única que se encontraba en mis mismas condiciones era Nicole, pero no iba a rebajarme a ir a conversar con ella como si fuéramos los mejores amigos, iba a hacer algo mejor, iría a fastidiarle la tarde para divertirme de buena manera.

Salí de mi aburrida habitación y me acerque rápidamente a la de Nicole. Al entrar me percate de que se estaba maquillando en una mesa extraña que tenia allí, por lo que ni se percato que yo la estaba observando desde el marco de la puerta.

Joe: no se ni para que lo intentas, no hay nada mortal que pueda cubrir tu horrible rostro- ella dio un respingón cuando me escucho hablar.

Nicole: ¿es que no tocas?, vete de aquí.

Joe: ¿piensas ir a algún lugar?, por que te recuerdo que por tu culpa estamos encerrados, por lo que creo que no que papá te deje salir- me sorprendí bastante con la naturalidad con la cual había llamado a Phill de esa manera.

Nicole: en primer lugar, fue culpa tuya que se enfadaran con nosotros y segundo, el no tiene por que enterarse de que saldré. Eso no me lo esperaba, al parecer Nicole no era tan “buenita” como todos creían.

Joe: pues que te parece que te ayude un poco, y vaya de inmediato a chivarme con papá ¿eh?- yo en general no delataba a mis hermanos cuando hacían travesuras, pero solo para mantener mi titulo de molestoso con Nicole, podría hacer una acepción.

Nicole: no te atreverías…- nos quedamos mirándonos por un largo tiempo hasta que, yo salí corriendo con ella pisándome los talones.- Joseph no lo hagas.

Corrí los más rápido que pude, pero la condenada era veloz.
Baje torpemente las escaleras y hubiera cumplido mi cometido de no ser por que Nicole, en el ultimo escalón, me hizo tropezar con su pie, provocando que me fuera de boca al piso.

Fue un golpe bastante fuerte, tanto que no pude contenerme y me largue a llorar como un niño pequeño y fue peor mi desespero cuando sentí la sangre correr por mi nariz.

No paso mucho tiempo para que, a raíz del escandalo, mis padres llegaron a la escena del crimen y quedaron sorprendidos.

Nicole que aun estaba allí, se encontraba totalmente pálida y de seguro ni se percato que ya no estábamos solos.

Phill: madre mía Joe, cariño ven aquí, déjame revisarte- Phill me levanto del suelo y con mucho cuidado me llevo al baño de visitas, que oportunamente se encontraba a un lado.

KEITH

Odio a Phill, lo odio con todo mi ser en estos momentos. No se le pudo ocurrir decirme, “Hey Keith, llévate tu a Joe mientras yo hablo con Nicole”, no por supuesto no, el debía llevarse lo fácil y dejarme a mi, con una niña que prácticamente me odia y si sus ojos fueran pistolas, yo ya abría desaparecido del mapa hace bastante tiempo.

Traté de ponerme lo más serio posible, para comenzar a averiguar lo que había ocurrido. Aunque a Nicole no le haría nada de gracia que yo le interrogara.

Keith: ¿me dirás lo que ocurrió aquí princesa?- trate de ser lo mas amigable posible, todo para evitarme cualquier confrontación.

Nicole: pues eso a ti no te incumbe- le iba a responder, pero en ese instante salieron Phill y Joe, quien aun estaba gimoteando por el golpe.

Phill: pues yo creo que si es de su incumbencia, al igual que de la mía- mientras Phill taladraba como nunca a Nicole con la mirada, Joe se acerco a mi y se abrazo muy mimoso. Yo por mi parte, le di un delicado beso en el área del golpe, la cual se encontraba aún muy roja e inflamada.

Keith: ¿se puede saber que salvajada estaban haciendo?

Joe: fue mi culpa papá, yo estaba fastidiando a Nicole- mi peque dijo aquello aun con los ojos empapados en lagrimas, por lo que se me haría difícil castigarle si era necesario.

Phill: ¿es eso cierto Nicole?

Nicole: eh… yo…

Joe: es cierto, yo la fastidie y por eso comenzó a perseguirme y yo me tropecé con mis pies, lo siento.

Con Phill nos miramos por unos momentos con mucha seriedad, pero finalmente terminamos por sonreírnos el uno al otro.

Keith: haremos como que les creemos esta vez, pero mejor desaparezcan antes de que cambiemos de opinión, y Joe cielo me avisas si te duele mucho, y para la otra recuerda las reglas de la casa- el me miro extrañado por lo que le estaba diciendo.- “no correr en las escaleras”

Ambos chicos comenzaron a retirarse, unos más avergonzados por lo que habían escuchado.

Phill: Nicole no creas que no me he fijado en la ropa que traes, no puedes salir recuérdalo.

Nicole: si papá créeme que lo recuerdo.

Cuando nos encontramos por completo a solas, Phill y yo no pudimos evitar lanzar una pequeña carcajada.
Phill: al parecer ellos creen que somos tontos o algo por el estilo, por cierto siento mucho lo que paso con Joe- sin que Joe o Nicole lo supieran, habíamos estado vigilando toda su persecución y por consecuencia sabíamos la historia completa.

Keith: no te preocupes, que yo mismo se lo que puede provocar la boca de nuestro hijo, además me agrada que comiencen a tratarse como verdaderos hermanos.

JOE

Luego de hablar con papá, me fui volando a mi habitación para recostarme, me dolía bastante la nariz, pero no quería quejarme demasiado para no levantar mas sospechas en contra de Nicole.

Tenia los ojos cerrados cuando escuche la puerta de mi habitación abrirse, estaba tan concentrado en no llorar que ni me moleste en ver quien era, si no que solo trate de adivinar.

Joe: Papá estoy bien, solo necesito unos minutos para recomponerme.

Nicole: soy yo, siento lo que ocurrió antes, no quería que te hicieras daño.

Joe: no te preocupes, al fin y al cabo es mi culpa, yo me metí contigo primero.

Nicole: de todas maneras aún me salta la duda, ¿por qué no me delataste antes?

Joe: supongo por que eres mi hermana pequeña ahora, debía comenzar a desempeñar mi rol de hermano mayor y eso significa cubrirte de vez en cuando.- me sonreí para darle a entender que no mentía y le lance un cojín que tenia a un lado en son amistoso.

Nicole: lastima… yo disfrutaba de nuestras peleas.

Joe: yo nunca dije que se acabarían…

KEITH
Luego de burlarnos un poquito más de los chicos con Phill, fui a la habitación de juegos en donde se encontraban Maddie, Maya, Julie y Noah, jugando.

Keith: hey pero si aquí están mis peques, ¿qué hacen de divertido eh?- todos estaban en el suelo rodeados de un sin fin de juguetes, por lo que con cuidado de no clavarme ninguno, me acerque a ellos y me senté al lado de Noah.

Maya: Noah y Julie están coloreando, y yo estoy peinando a Maddie papi.- se me llenaba el corazón de felicidad cada vez que escuchaba a alguna de las niñas, decirme de esa manera.

Keith: ¿y por que no me peinas a mi, princesa?- ambas se rieron muy tiernamente cuando lo sugerí.

Maddie: pero papi, tu tienes el cabello corto, no se puede.

Keith: bueno pues, yo quiero un cambio de look ¿que tienen para ofrecerme?- me estaba arriesgando demasiado con lo que les ofrecí, pero en verdad creía que debía pasar más tiempo con las niñas- lo que quieran.

Ambas se miraron con una sonrisa picara en el rostro y luego me miraron a mi con ojitos de cordero.

Maya: ¿en serio lo que nosotras queramos papá?- ante mi asentimiento, Maya salió corriendo de la habitación- ¡VUELVO EN UN MOMENTO!

Keith: tú y tu hermana me mataran ¿a que si?- ante su sonrisa, le di un picotazo en el costado que provoco que soltara un pequeña carcajada.

No pasaron ni dos minutos cuando Maya volvió con una particular maleta en las manos, yo ya la había visto antes, solo que por el momento no recordaba donde. Pero todas mis dudas se resolvieron cuando ambas sacaron una gran variedad de maquillajes y caí en la cuenta que aquello era de Nicole.

Maddie: tu lo dijiste papi- claro, lo había dicho y ahora no podía retractarme.
Verifique que Julie y Noah se encontraran bien y luego me acomode lo mejor que pude en el suelo para que comenzara mi tortura.

Ambas cada cierto tiempo me miraban con una sonrisa que no me daba para nada buena espina… solo esperaba que esto se terminara de una buena vez para poder quitarme los menjunjes que tenia desperdigados por el rostro y que estaba 100% seguro de que me provocarían alguna alergia.

Keith: Maya por cierto, ¿pediste el permiso de tu hermana antes de ocupar sus cosas?

Maya: si papá, ella siempre nos deja ocupar este bolso ya que tiene uno nuevo.

Maddie: estas quedando guapo papi- yo ya me había arrepentido, no sabría como salir de la habitación luego, sin que nadie me pillara con esta cara, sobre todo algunos de mis hijos ya que de ocurrir, seria el hazmerreir de la casa.

Keith: ¿queda mucho chicas?, debo ir a hacer la cena que si no papá intentara hacerla- ambas arrugaron la nariz cuando nombre a Phill, y no es que este cocinara muy mal, solo que cada vez que o hacia algo terminaba quemado o sin sabor.

Maya: ya casi terminamos- ella le dio el ultimo toque a mis labios y me dejo- ya está, iré a por un espejo para que te veas.

Ella volvió a salir y para mi desgracia, Phill entro de inmediato a la habitación.

Phill: vengo a buscar a dos pequeñajos que tienen que…- justo en ese momento me miro a los ojos y por supuesto se partió de la risa en frente mío.- ¿pero que te has hecho en la cara?

Maddie: papi, Maya y yo hicimos que papá esté más bonito, ¿no lo crees?- el malo de Phill no podía controlar su risa, pero aun así trato de responderle a Maddie sin herir sus sentimientos.

Phill: por supuesto princesa, se ve preciosa- Phill tomo rápidamente a los peques y se dispuso a salir.

Keith: ni creas que no me vengaré Phillipe.

Maya volvió con el espejo en las manos y yo por fin pude ver el desastre que había en mi cara, lo que más me llamo la atención fue la llamativa sombra de ojos amarilla que tenia puesta y el labial esparcido por toda mi barbilla.

Maya: ¿te gusta papá?- sus ojos eran lo más tierno que había visto en el mundo, algo que me impidió decirle que no.

Keith: me encanta princesa, muchas gracias a las dos por hacerme tan bello, lo amo- lo odiaba, pero no podía hacer sentir mal a las pequeñas- ahora, ¿como puedo quitármelo?

Maddie: no puedes quitártelo papi, hasta la noche- ¿QUÉ?

Keith: no puedo llevarlo hasta la noche pequeña, debo hacer cosas ahora.

Maya-Maddie: ¿Por favor?...- juro que me voy a odiar por esto y todo por ser un blando en estas cosas. Pero en verdad era imposible decirles que no.

PHILL

Darle comida a dos niños de edades parecidas y sin ninguna ayuda aparente, era una labor titánica.
Julie por lo general era un sol a la hora de comer, se terminaba todo lo que tenia en el plato siempre con una sonrisa en el rostro. Pero la hora de comer de Noah, para el era un verdadero calvario. Y es que era de muy mal comer,  era algo en la que se parecía a Maya que era una verdadera batalla que se acabara un plato de comida por completo. La diferencia es que rara vez Maya hacia un berrinche por eso, solo se limitaba a mirarnos de cierta manera para que nosotros cayéramos. Noah en cambio se lanzaba unos berrinches de padre y señor mío por lo que casi siempre debíamos estar de a dos para darles de comer, solo que hoy a Keith lo tomaron de rehén unas pequeñajas que lo dejaron guapo, guapo.
Aun no podía dejar de reírme por como se veía, eso le pasaba por no saber decir que no, aun que claro nadie puede decirle que no a esas pequeñas.

Pero por lo pronto y para concentrarme en lo que estaba haciendo, recibí un pequeño golpe de la cuchara que Noah me había lanzado, la cual estaba llena de comida.

Phill: Noah caramba que me has manchado, anda peque que la comida está muy rica.- por suerte Noah ya comía cosas solidas, aun que no quita que estuvieran comiendo pasta con tomate y eso si que dejaría una marca en mi impoluta camiseta blanca.

Noah: no quiero, no gusta.- vamos que no podía equivocarme tanto, de lo que tenia entendido este chico era fan de la pasta.

Phill: no puedes mentirme muchachito que esta comida a ti te encanta, solo que hoy andas de malcriadito y no quieres hacer caso ¿a que si?- le hice cosquillas a un costado y conseguí que se comiera una cucharada.

Julie: Papá…- en ese instante me fije que mi pequeña ya había terminado su pasta, por lo que me acerque al refri en donde ya se encontraba una fuente de fruta picada, y le serví un poco en un plato.

Phill: toma pequeña, comete el postre y podrás ir a ver las caricaturas- ella me miro con un ceño bastante fruncido, lo que me hizo pensar por un momento que se empezaría a quejar por algo que había hecho.

Julie: Lado…- por un momento no entendí lo que me trataba de decir, pero cuando caí en la cuenta de lo que se trataba solté una gran carcajada.

Phill: mira tu sinvergüenza nada de helado eh, comete tu fruta- le hice cosquillas al igual que le había hecho a Noah segundos antes y ella comenzó a comer la fruta y yo volví mi atención a Noah que seguía sin comer.- Noah anda que debes comer.- me miro con cara enojada y comenzó a empujar su plato fuera de la mesa.- ni lo intentes Noah que si no me enfadare.- a pesar de mi advertencia, el pequeño con toda la mala intención empujo aún más hasta que el plato no aguanto más y cayo al piso desperdigándose por completo.- te serviré otro plato señorito y luego que te lo acabes iras 5 minutos a la silla castigado- la “silla” era un modo que empleamos Keith y yo para los más pequeños, exclusivamente Julie y Noah, para cuando hicieran trastadas y la verdad es que funcionaba bastante bien., les ayudaba bastante a pensar en lo que habían hecho mal, aun que eso solo pasaba con Noah y no siempre, ya que la mayoría del tiempo era solo postureo para dejarles claro que había un limite.

Noah: no snif…- sus ojitos se llenaron de lagrimas e incluso comenzó a gimotear un poco.

Phill: si… peque no puedes botar la comida al suelo que por algo esta en el plato y es para que te la comas y así crezcas mucho.- le di un beso en cada ojito para que dejara de llorar y le serví nuevamente la pasta, aun que me encargue de no llenarle el plato por que ya había comido un poco antes.
El de inmediato tomo su tenedor y comenzó a comer muy despacito, y cada que se metía un bocado a la boca me miraba como diciendo “mira eh que ya estoy comiendo, no te enfades más”- eso es campeón, anda termínate todo para que te comas un yogurt de fresa- eso si no podía tentar tanto a la suerte, y es que con las frutas si que íbamos a tener un drama, como les dije, este niño era de muy mal comer.

Entretuve a Julie hasta que Noah termino su plato y su postre, fui a dejar a Julie a mi habitación para que vieran una película infantil y a Noah como le había advertido anteriormente, le deje sentado sobre una silla mirando a la pared, solo que no los cinco minutos completos, solamente 3. Una vez todo perdonado, le fui a dejar con Julie y baje a la cocina para lavar los trastes que habían quedado y por supuesto terminar de limpia el piso de la cocina, el cual solo había dejado con una toalla adsorbente por encima.

Cuando volví, pude percatarme que Keith ya se encontraba allí cocinando la cena para todos, y también pude notar que los estragos que habían hecho mis princesas en su rostro seguían allí.

Phill: Keith cariño, no crees que seria conveniente que te quites eso para la cena, te puede provocar una reacción aletica.- no era novedad que a Keith le sucediera eso, y es que su piel era muy delicada y al más mínimo roce se veía afectada.

Keith: yo también lo había pensado, solo que dos mocosas hermosas, pero muy manipuladoras me dijeron con unos ojos muy convincente que no podía quitarme esto hasta la noche.- como dije antes, él tenia que aprender a decir que no.

Phill: hay cariño, si quieres yo hablo con ellas para que te dejen quitártelo.- cuando le comente aquello su rostro se iluminó.- iré enseguida a decirles.

No fue muy difícil, tantos años de conocer a esas pequeñajas me había hecho inmune a sus manipulaciones, por lo que en un dos por tres y luego de prometer la compra de algunas muñecas, Keith fue liberado de su condena, pero para su mala suerte la única que tenia la llave para su liberación completa era Nicole, y por llave me refiero al desmaquillante.

Luego de unas cuantas burlas de parte de mi hija, el lindo rostro de Keith quedo completamente limpio y entre los dos, más el que yo, terminamos la comida y llamamos a todos a comer.

Y aquí empezaba lo bueno, si se cree que con Noah la cosa era un poco complicada, es que nunca se ha estado con 7 niños y adolescente es una sola mesa. Y lo que es mucho peor, juntar el pescado y las verduras en una sola comida. Por lo que la mayoría al sentarse pusieron mala cara.

Keith: vamos chicos que está muy buena la comida, que por algo la hice yo.- ouch, en el fondo sabia que aquella indirecta mal formulada era para mi, yo bien sabia que no cocinaba de las mil maravillas, pero me las apañaba bastante bien a la hora de hacerlo.

Yo estaba sentado al lado de Maya y Nathan, ella ni siquiera había observado el plato, solo se dedicaba a tomar sorbitos del jugo que tenia entre las manos. Nathan por su parte era amante del pescado, y aun que las verduras no le hicieran mucha gracia, juntando un poco de ambos lograba comérselas.

Phill: Maya cielo, deja el jugo a un lado y comienza a comer, se te enfriara la comida- a Maya la comida de hoy no le desagradaba, es solo que al igual que Noah, ella era bastante mala para comer.

Maya: es que tengo mucha sed papi…- ya llevaba la mitad del vaso y yo estaba seguro que solo lo hacia para llenar su estomago de liquido y después no poder comerse todo.

Phill: hija si se te acaba ese vaso no habrá más, solo si te comes toda tu comida y por supuesto si quieres podrás servirte un poco.- ella se enfurruño, dejo el vaso a un lado y tomo el tenedor para picar una verdura y llevársela a la boca- eso es princesa.

Observe el resto de la mesa y Keith también se encontraba con problemas, ya que se sentó al lado de los gemelos y al parecer ambos no querían comer.

Keith: Matt será mejor que tomes ese tenedor y te comas todo que si no me enfadare.- como pueden apreciar, Keith era bastante mecha corta, bastaba una pequeña provocación para que empezara a repartir gritos por todos lados.- eso va para ti también Max y para todo el que este pensando en dejar comida.

Al escuchar eso, Maya se encogió un poquito, ya que muy pocas veces había visto enfadado a Keith y sobre todo él jamás había estado enfadado con ella.

Joe: Pues para que haces esto si sabes que no nos gusta.- Joe como siempre no sabia dimensionar lo que salía de su boca, cosa que siempre acababa por meterle en problemas con su padre.

Keith: cuidadito Joe, que no hago esto por que se me antoje si no que ustedes deben tener una dieta variada, y no solo comer pizza y filete.- eso era prácticamente lo que comemos en fin de semana, días en los cuales nos tomábamos un descanso de la cocina y pedíamos a domicilio las dos comidas de la tarde.

Matt: pues yo podría comer perfectamente eso siempre- el chico aun que ya había empezado a comer, no lo hacia con muchas ganas.

Phill: pues cuando empieces a rodar me avisas eh- trate de aligerar un poco el ambiente, ya que de lejos se podía ver que a Keith no le quedaba mucha paciencia.- vamos chicos que la comida esta buenísima ¿a que si Nathan?

El peque solo pudo asentir ya que se encontraba con la boca llena, todos se rieron y pudimos terminar de cenar tranquilamente.
Solo que en un momento, pude notar como Maya comenzaba a llorar mientras comía, tenia su plato más de la mitad de vacío, cosa que era imposible en ella.

Maya: ¿papi?- no me hablaba a mi, ya que dirigió sus ojos específicamente a Keith y este de inmediato le presto atención, un poco preocupado por la razón de las lagrimas.- no te enfades pero te juro que ya no puedo comer más.- ella gimoteo una vez más y Keith se levanto de inmediato para consolarla.

Keith: hay princesa, siento haber sonado enfadado antes, pero no era para que hicieras esto, no debes obligar a tu cuerpo a recibir más de lo que necesita, debiste decirnos que ya no podías más.- él se paseo con Maya en brazos hasta que ella se calmo y pudo volver a la mesa.- no pasa nada princesa, que yo no me voy a enfadar lo prometo.- Keith volvió a su asiento y terminó su comida.- iré a por el postre, ¿Maya hija quieres un poco de helado o te duele la tripa?

Maya: no quiero helado-ella se pego a mi y yo le acaricie la espalda.

Matt: pues yo quiero la parte de ella papá, gracias.- pero que sin vergüenza más grande.

Keith: ¿te has acabado tu cena?- Matt aun tenia un poco menos de la mitad del plato.

Matt: casi..

Keith: pues no hay helado hasta que te acabes ese casi…- y de inmediato, Matt tomo su plato y se lo llevo a la boca para acabar enseguida con los restos de comida que quedaban- pero Matt, ¿que son esos modales hijo?

Matt: lo siento papá, pero con el halado no hay que arriesgarse.

Todos los tomamos el helado y nos pusimos a ver una película hasta que llego la hora de dormir y uno a uno se fue yendo a su habitación, no sin antes llevarse unos besos de buenas noches de parte de Keith y yo.


Había sido un muy largo día, pero bastante tranquilo para ser sinceros…

1 comentario:

  1. uuff pobre Joe se pegó fuerte!!
    Pero así son los hermanos mayores y no delatan a los pequeños jejeje

    ResponderEliminar