domingo, 6 de agosto de 2017

CAPÍTULO 8: ¿DOS PADRES? (Parte 2)



CAPÍTULO 8: ¿DOS PADRES? (Parte 2)

La vena del cuello de Vegeta estaba hinchada y Trunks estaba seguro de que si en ese momento se la pinchaban no verían sangre sino furia contenida. Años de experiencia le hicieron quedarse muy quieto, pero Goten carecía del mismo instinto de autopreservación e intentó salir corriendo del laboratorio. Aquella vez no iba a funcionar. Con un rápido movimiento, Vegeta le agarró del cinturón del kimono y le sostuvo en el aire. Goten pataleó buscando soltarse, pero sus intentos fueron en vano.

  • Ha sido un accidente – protestó Goten, intentando justificarse.

  • Un accidente que no habría ocurrido si no hubierais entrado aquí. Trunks, a tu madre no le gusta que juegues con sus experimentos.

  • No estábamos jugando…

Vegeta no le escuchó. Si había algo que no soportaba eran las excusas. Encima había tenido que destruir el nuevo robot y Bulma tardaría al menos dos semanas en hacerle uno nuevo. Malditos críos. Se apoyó sobre una de las mesas y agarró a Goten por la cadera.

  • ¿Qué vas a hacer, qué…- empezó Goten, pero fue bruscamente interrumpido por el sonido de la mano de Vegeta impactando contra la parte trasera de su pantalón. De la sorpresa, Goten enmudeció, notando cómo sus mejillas ardían repentinamente. En sus siete años de vida, Vegeta le había gritado, le había puesto entrenamientos imposibles y le había soltado insultos menores cuando le había sacado de sus casillas, pero nunca le había pegado. No así, con unos azotes, como si fuera su …

- ¡Papá, no puedes hacer eso!   - protestó Trunks, avergonzado al ver a su amigo en tales apuros.

  • ¿Quieres apostar? Y no vayas muy lejos que después estoy contigo – gruñó Vegeta.

PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS

Los ojos de Goten se llenaron de lágrimas, pero él se negó a dejarlas salir.

PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS

Goten emitió un sollozo suave, apenas audible pero perceptible por el ligero estremecimiento de su torso. Aunque esa clase de castigos no eran nada nuevo para él, Chi-Chí nunca era tan dura. Él no era un mal niño y a decir verdad más de la mitad de las veces que se metía en líos era por culpa de Trunks, que tenía una madre bastante más permisiva que la suya y un padre que rara vez le prestaba atención, así que tenía bastante tendencia a salirse con la suya.

Vegeta había subido su mano nuevamente, pero al notar el sollozo del niño chasqueó la lengua y le soltó, con tan repentina brusquedad que Goten se cayó al suelo.

  • Tsh. Eso te ensañará a no tocar las cosas de los demás.

  • Sí, tío Vegeta…snif….- susurró Goten y salió corriendo, rumbo al cuarto de Trunks. Le escucharon llorar y Vegeta puso una mueca de disgusto ante lo que para él eran berridos exagerados.

  • No es más que un insecto deb…

  • Él no es débil. Tú pegas más fuerte que Chi-Chí – replicó Trunks, sintiendo la necesidad de defender a su amigo.

Vegeta levantó una ceja.

  • ¿Lo sabes por experiencia propia? – le preguntó, con más curiosidad de la que quería demostrar

Trunks se ruborizó.

  • No. Pero he visto cómo le castigan muchas veces.

Vegeta chasqueó la lengua como toda respuesta. Un sayan debería tener mejor tolerancia al dolor, ni siquiera le había hecho daño al mocoso. ¿Cómo podía aguantar puñetazos en un combate pero lloriquear por un par de caricias?

  • Yo no hice nada, papá. No toqué nada. Y Goten en verdad tampoco, él no sabía lo que había dentro de la cápsula. – dijo Trunks, aunque no tenía muchas esperanzas de conseguir nada con esos argumentos.

Vegeta ni siquiera le respondió y le apoyó en su cadera de forma semejante a como había hecho con Goten.

PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS

Después le soltó y a Trunks le costó asimilar que ya se hubiera acabado. Tal vez su padre sí le había escuchado, después de todo, y le había creído cuando le dijo que no había sido su culpa.

- Te comportas como un niñato estúpido siempre que estás con el hijo de Kakarotto. No hacéis más que tonterías. Mañana te levantaré a las cinco para entrenar. Y a él también, el estúpido de su padre no se toma nada en serio el entrenamiento. ¡Y más os vale recoger todo esto antes de que lo vea tu madre!

  • Sí, papá.

Trunks salió corriendo a decirle a Goten que tenían que limpiar el laboratorio. Se le había olvidado que su amigo no estaba del mejor de los humores, por eso clavó en seco los talones cuando le encontró llorando. No es que no le hubiera visto llorar antes, pero él nunca sabía qué decir y menos en una situación como esa.

  • Vamos, anímate. Si recogemos el laboratorio antes de que mamá lo vea podemos pedir tarta para cenar.

  • Snif… ¿De veras? Mamá nunca me deja comer tarta por la noche.

  • Mi madre sí.

  • Chiyo va a tener suerte por tener dos madres…. Mi madre cocina mejor que la tuya y la tuya te deja hacer lo que quieras. – reflexionó Goten, que aunque no terminaba de entender cómo había sido todo, tenía bastante claro ya que Chiyo era su hermano y el de Trunks.

  • También tendrá dos padres…. Pese a lo que diga papá, Goku es muy divertido.

  • Y Vegeta es…- respondió Goten, intentando corresponder al halago sobre su padre, pero no se le ocurría nada bueno que decir. Miró a Trunks, pero él tampoco parecía tener muchas ideas. - No te preocupes. Ya se nos ocurrirá algo.

Trunks hundió un poco los hombros porque no se les ocurriera nada bueno sobre su padre. Luego se entretuvo colocando algunos de sus juguetes y comenzó a hablar sin mirar a Goten.

  • Mi padre no dejará que le pase nada malo nunca.

  • ¡Ni el mío tampoco!  - protestó Goten.

  • Pero Goku protege a todo el mundo. Papá nos pondrá delante de todos los demás. Solo le importa la Tierra porque nosotros estamos en ella.

Goten meditó un poco las palabras de su amigo. Se encogió de hombros, él le conocía mejor. Interiormente pensó que nadie podía ser más protector que su madre, pero no lo dijo en voz alta porque no quería que Trunks se pusiera triste.

Vegeta estaba escuchando desde el otro lado de la puerta. Había esperado que su hijo dijera algo así como que él era el guerrero más fuerte del universo, pero la respuesta tampoco le había decepcionado. Trunks se sentía seguro con él porque él ERA el guerrero más fuerte del universo… y nadie sería sensato al meterse con el hijo del padre más fuerte del universo.

  • Eso va por ti también, ¿sabes? A mi padre le caes bien – siguió diciendo Trunks. Vegeta desde un lado y Goten desde el otro abrieron los ojos con incredulidad.

  • ¡Mentira!  - protestó el niño. – Nunca es amable conmigo y además siempre se está metiendo con mi padre.

  • Mi padre nunca es amable con nadie. Pero a mí me pega más fuerte de lo que te pegó a ti. – reconoció Trunks.

  • ¿De veras?

  • Esta vez no. Pero normalmente sí.

  • Eso es porque piensa que soy débil… - murmuró Goten,  cabizbajo.

  • No. Eso es porque no le gusta verte llorar, igual que no le gusta verme llorar a mí. Y no porque piense que llorar es de debiluchos, sino porque no sabe qué hacer cuando alguien llora. Cuando mamá está triste, papá no sale de la sala de entrenamientos para no tener que hablar con ella.

  • Tu padre es un tipo muy raro – se quejó Goten. – Cuando alguien llora, solo tienes que darle un abrazo.

Vegeta resopló ante ese comentario y se alejó de la habitación, incapaz de soportar tanta cursilería. Abrazos él. Qué ideas tan estúpidas.

  • ¿Qué te pasa, Vegeta? – preguntó Bulma. No era nada tonta y sabía que algo había pasado con los niños, pero se forzó a dejar que las cosas siguieran su propio camino. Vegeta tenía que aprender a tratar con ellos alguna vez.

- Nada, mujer. Tengo hambre. Asegúrate de que haya tarta en la cena.

3 comentarios:

  1. Dream, me está empezando a caer menos pesado este Vegeta jajaja. Aunque no tengo ni idea de la serie ni la haya visto nunca, sé que es un tipo jodido. Pero bue, tendrá que aprender a ser papá algún día y un poco de práctica. A su manera pero trata de mimarlos. Muy lindo tu relato
    Grace

    ResponderEliminar
  2. Adoro esta historia. Es como si la estuviera viendo porque captaste la personalidad al 100%. Así puedo leer la historia y ver los sábados DB super jaja

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja me encanta Vegeta porque yo también soy fría como él y tampoco puedo consolar a los niños si los veo llorar jajaja así que lo entiendo perfectamente...
    Y alguien tiene que ponerle limites a los niños y quien mejor que Vegeta
    Pero de verdad quisiera que metieras a Gohan en problemas jajaja
    Eres muy creativa Dream es muy buena tu historia!!

    ResponderEliminar