viernes, 6 de abril de 2018

Capítulo 42 Adiós por ahora





Capítulo 42
Adiós por ahora
Este capítulo va a ser un poco diferente a todos los que he hecho porque tiene dos perspectivas; la de Edgar, con la que empieza el capítulo y la de Camilo con la que finaliza.
Camilo no aparecía y ya era un nuevo día, estaba realmente preocupado por él. Claramente él conocía mejor el lugar que nosotros y se estaba escondiendo, sabía que era por la reacción que había tenido mi hijo.

Estaba preocupado por él pero al mismo tiempo no sabía cómo actuar, no sabía si llamar a algún conocido o seguirlo buscando. A la hora del almuerzo Patrick y yo estuvimos dando vueltas por el lugar, los que conocían a Camilo no entendían muy bien por qué estaba perdido, les parecía algo imposible.

No quería dar muchas explicaciones, incluso algunos de los trabajadores de la casa parecían molestos conmigo, creían que yo le había hecho algo muy malo. Me miraban mal porque yo era un extraño que le había hecho algo a Camilo, un chico que muchos de ellos habían visto crecer… supongo que tampoco entendían quién era yo.

Llegó un punto en el que me desesperé tanto por lo que pudiera estar haciendo Camilo, porque no estaba nada bien emocionalmente, y me subí a un carro con Patrick a recorrer la ciudad, a pesar de no tener un pase que sirviera acá.

Mientras íbamos en el carro Patrick vio a unos amigos de Camilo, al parecer eran los chicos con los que habían estado en el pique.

-STOP –Gritó, yo detuve el carro porque pensé que había visto a Camilo.

Patrick se bajó del carro corriendo hacia donde estaban los chicos, me apuré en seguirlos porque no entendía bien su intención.

-Hola –Dijo con un torpe español.

-Hola mono –Dijo una chica mirándolo de pies a cabeza.

-Je buscar a Camilo –Me dio risa cómo trató de decir la frase, sobretodo por la mirada de los demás chicos.

-Este gringo no habla español jajajaja –Se burló uno de los chicos.

-Soy de Bélgica –Patrick en verdad tenía una pésima pronunciación, pero entendía algo de lo que decían.

-Ahhh y ¿Qué querés? –Preguntó un chico moreno a Patrick.

-Mon cousin, Camilo, Où est-il? (Mi primo, Camilo, ¿Dónde está)-Habló en francés, supongo que no sabía cómo decirlo en español.

-Pues si no sabes vos menos nosotros –Dijo y ahí decidí intervenir, porque Patrick no entendía y era una oportunidad para encontrar a Camilo.

-Hola chicos, soy el tío de Camilo, Edgar. –Todos me miraron algo desconcertados. –Es que él ayer se escapó y pues sería muy genial que nos dijeran en donde se puede estar escondiendo. –Supongo que los asusté porque noté que nadie quería decirme nada.

-Pero ¿qué le hizo? –Preguntó una chica.

-Nada, fue solo una discusión –Dije tratando de sonar relajado, realmente no sé cómo hablar con estos chicos.

-Y vos crees que nos chupamos el dedo ¿O qué? Camilo no es de los que huye porque si –Dijo un chico poniéndose de pie a punto de irse con los demás.

-Por favor, estamos muy preocupados –Dije ya desesperado, casi rogándoles porque algo me decía que ellos me iban a llevar donde estaba mi sobrino.

-Pues paila (de malas)–Dijo otro de los chicos terminando de irse, pero una niña se quedó viéndome.

-Debe estar en la construcción, si quiere le digo por donde es –Dijo una chica muy segura yo asentí, me dio unas indicaciones y fui hasta la tal construcción abandonada.

Mientras llegábamos vimos un parque con una vieja rueda que me trajo recuerdos de hace unos 25 años atrás. Cuando al fin llegamos a la construcción Patrick y yo nos bajamos inmediatamente, empezamos a mirar alrededor, tenía que admitir que era un buen lugar para esconderse, Patrick encontró una entrada y por ahí logramos ingresar.

En el piso se veían pisadas con lodo, perfectamente podían ser las de Camilo. Comenzamos a gritar su nombre con Patrick y a recorrer el lugar, volvimos al primer lugar donde estuvimos y solo tuve que voltearme para verlo ahí sentado, estaba como ido, su mirada me asustó e inmediatamente corrí hacia él.

-CAMILO –Él no respondía y Patrick estaba paralizado, lo zarandee a ver si reaccionaba al tiempo que me percaté del bisturí y la sangre… había pasado justo lo que tenía miedo de que pasara, Camilo necesitaría mucha ayuda, ir a la casa de Gloria solo estaba empeorando las cosas y yo tenía que tomar decisiones muy pronto.


………………………………………………………………………
Había funcionado, me estaba concentrando más en la sangre que me salía y en lo que me dolía que en lo otro. No estaba muy arrepentido de lo que había hecho porque me sentía en paz. De repente, escuché unos ruidos, un grito que me llamaba y las voces de Patrick y Edgar… no quise ponerme de pie así que acepté el hecho de estar perdido, tenía que aceptar mi culpa y su odio.

Apenas me di cuenta de que Edgar estaba al frente mío cuando me zarandeo un poco. Tal vez lo mire con una mezcla de sentimientos tan raro que solo pudo comenzar a mirarme y ahí vio el bisturí al tiempo que mis muñecas.

-¿Qué hiciste Camilo? –Edgar parecía muy asustado, me ayudo a levantar mientras preguntaba si me dolía, era tan claro para mí que solo intenté calmar las cosas…

-Sé que se ve mal, pero no me quería matar por eso me corté de lado –Vi que Edgar abrió mucho los ojos y Patrick me miraba atónito sin saber que decirme, se sentía culpable a pesar de que TODO fuera en realidad mi culpa.

-Te hiciste daño ¿No lo entiendes? –La forma brusca con la que me lo dijo me hizo reaccionar a la defensiva.

-NO ME TOQUES –Grité muy alterado poniéndome de pie.

-Vamos a la casa –No iba a dejar que me mandara, claro íbamos a ir a la casa para que pudiera llamar a la policía y dejarme tirado…

-SOLO VETE EDGAR, NADIE TE PIDE QUE ESTÉS AQUÍ –Grité pero no dio ni un pasó. –Hablo en serio…

-Camilo necesitamos hablar –Edgar inventó volver a acercarse a mí pero lo empujé, sentía que estaba siendo hipócrita. 

-NOOO POR FAVOR, DÉJAME –Seguí gritando.

-Camilo no grites, tienes que escucharme –Edgar alcanzó a cogerme el brazo y de nuevo lo aparté, me sentía algo histérico.

-SI NO ME SOLTÁS AHORA, JURO QUE ME VOY A CORTAR DE VERDAD –Era una amenaza algo loca, incluso asusté a Patrick cuando tomé el bisturí que estaba en el piso.

-¿Qué carajos te pasa? –Edgar se veía asustado y enojado a la vez, mientras que yo seguía serio, mirándolo a los ojos.

-¡DÉJAME YA! –Estaba fuera de mí, sobretodo porque todas mis emociones se habían mezclado, quería estar solo y pensar en lo que iba a hacer con mi vida.

Logré sacarlo de mi camino y estaba por ir hacia la puerta pero Patrick me detuvo, no entendía lo que hacía porque había sido él el que me rompió la cara y me hizo darme cuenta de la realidad, yo no podía confiar en nadie.

Dialogo en Francés

-No, espera Camilo –Lo fulminé con la mirada, no quería que él me hablara.

-Permiso –Estaba tratando de pasar casi encima de él pero me tomó del brazo y me dejó en shock lo que me dijo.

-CAMILO perdóname, no debí haber actuado así. –No me moví más porque no entendía lo que me estaba diciendo.

Edgar se había quedado quieto, tal vez impactado porque Patrick logró detenerme. Podía ver en su mirada que no sabía cómo actuar, estaba casi dejando en manos de su hijo lo que iba a pasar.

-Fui un idiota, digo, yo no tenía derecho a reaccionar como lo hice… ni siquiera tuvo sentido, es que mm es que yo tenía una especie de ilusión de conocer a la familia de mi papá, no sé ni por qué hice eso… ahora que lo pienso con más realismo, no fue realmente tu culpa, no sabías que eso iba a pasar, tu intención no era esa y yo pues, pues fui demasiado impulsivo. –Patrick se quedó callado sin decir nada más, Edgar seguía sin moverse así que hablé…

-No entiendo –Dije casi en un susurro, porque era demasiado contradictorio todo lo que estaba pasando.

-Es más simple y complejo de lo que crees… las cosas pasan por algo, todo en la vida tiene un sentido y lamento que hayas perdido a tus padres –Patrick no sabía cómo decirme lo que estaba pensando pero yo tampoco hice nada por pararlo.

-Así es, nosotros agradecemos mucho que nos hayas confiado lo que realmente pasó, sé que fue algo muy difícil para ti pero no debes culparte por cosas que tu no hiciste, no sabías lo que iba a pasar y fue muy valiente de tu parte decírnoslo. –Mis ojos se me aguaron.

-Y ME ARREPIENTO TANTO yo no debí haberles dicho nada, ahora me odian porque descubrieron quien soy realmente –Mi voz comenzó a sonar quebrada y por eso me callé.

-No, yo sé que actué como un patán… aunque tu intención fue idiota, no querías que eso le pasara a tu familia –Me sorprendió un poco que dijera que era MI familia si ayer hablaba de NUESTRA familia. –No sé por qué reaccioné así, porque de verdad yo no los conocía ni tampoco sé cómo hubieran actuado conmigo en caso de que nos viéramos en persona. –No entendía bien su punto pero había algo que no me permitía salir corriendo.

-Ok –Dije bastante frío.

-La verdad es que yo estaba fuera de contexto, papá nunca nos contó los grandes conflictos que tuvo con sus hermanos y padres… me molesté pero no tenía por qué hacerlo, de hecho me alegra haberte conocido y no fue culpa tuya el incendio –Sus palabras eran algo reconfortantes pero al mismo tiempo vacías, sin embargo sonreí.

-Si fue mi culpa… no se puede tapar el sol con un dedo –No lo decía por opacar su intentó de reconciliación sino porque en verdad lo sentía así…

-Camilo, tanto Patrick como yo te aseguramos que vamos a estar para ti… no dudes de nosotros, la familia es lo más importante, puede que no nos hayamos conocido desde siempre pero sí podemos ser un apoyo… nunca vamos a ser iguales que tus padres pero tampoco te vamos a dejar morir. –Edgar cogió mis brazos y me hizo ver los cortes, no lo veía muy grave pero tampoco quería decirlo. –Tienes depresión y eso no se cura de la noche a la mañana, hay que ir al psicólogo pero después veras como todo mejora y dejas de sentir esa culpa que no te está haciendo para nada bien.

-Primo, igual eres una persona fuerte… el psicólogo es solo un empujoncito –Dijo Patrick encogiendo los hombros. –Creo que vivir en Bélgica te va a ayudar, para darte un respiro y entender mejor las cosas… aunque igual si quiero que me enseñes cosas de este país.

-Jajajaja claro –Edgar me abrazó y salimos del lugar. Lo permití para no empeorar las cosas, pero tampoco estaba muy convencido.

Fuimos al hospital para que me hicieran unas curaciones, yo no quería pero Edgar insistió. Por un momento pensé que me pegaría por irme corriendo pero ese momento nunca llegó.

Los siguientes días estuvimos siendo unos turistas más, para mí era reconfortante volver a ver las cosas que antes había recorrido con mis papás y poderle hablar a Patrick sobre mi país. Fueron días geniales, realmente los disfruté al máximo.

Cuando llegó el momento de volver a Bélgica ya estaba más tranquilo y consciente, no había eliminado el sentimiento de culpa pero veía a Edgar y su familia como un gran apoyo… además, ya tenía clara la idea de tomar ayuda psicológica porque debía ser fuerte y proteger lo que me había dado mi familia.

Subir al avión me llenaba de emociones diferentes, no tenía claro cuando iba a volver pero si sabía que iba a hacerlo, me tocó una silla en la ventana y ver el avión despejar me llenó la mente de imágenes que parecían no tener fin ni comienzo, eran de todo… de mi vida, y de lo mucho que había cambiado, de mi familia anterior y la de ahora, de mis primos, de mi infancia, de las tonterías que alguna vez hice, de los viajes y los paisajes que nunca olvidaré.

Puede sonar extraño pero ahora, después de lo ocurrido, me siento en familia, sé que no será un camino fácil pero al menos no lo tendré que pasar solo, suspiré al solo pensarlo. No busco un reemplazo de mis padres porque sé que eso no es posible, aunque si, gente que me acompañe. Mi vida era feliz, pero lo que no te mata solo te hace más fuerte y debo hacerlo por mí y por mi familia…. abuelos, padres, tíos y primos. Ahora siento que ya es hora de decir “adiós a mi antigua vida” los lindos recuerdos quedan pero necesito abrirme a nuevas vivencias, que por ahora serán en Bélgica junto con mi tío, Talia y mis primos. 
_______________________________________________________
Epílogo
Octubre de 2018

Me despertó la alarma del celular, son las 5:30 AM pero en realidad no he dormido casi en estos últimos días. La universidad cada vez es más complicada y sin embargo, aún me encanta esta carrera… es increíble ya estar a menos de la mitad  de graduarme y tener 21 años.

Luego de alistarme y llegar a las 6:45 AM a la U me encontré con Santiago en el W, estaba escuchando música así que le di una palmada en la espalda.

-Hola parce –Dije extendiendo mi brazo para que chocáramos las manos.

-Hola Camilo ¿Cómo va? –Me respondió el saludo, seguimos hablando un rato hasta que ambos entramos a clase.

Santiago es el ejemplo de cómo uno puede cambiar tanto en unos pocos años, luego de que nos despedimos en el aeropuerto en el 2013 su vida dio un giro de 180° sus padres según cuenta, empezaron a interesarse más en su vida, sus amigos e incluso su vicio de fumar, que por cierto aún tiene, su padre y él hicieron una especie de reconstrucción de su relación aunque claro, no es perfecta pero al menos ya se hablan, lo mismo que con su hermano Juan Pablo, que dejó de ser militar y creo que vive en Australia.

Su hermana está en los últimos años de colegio, tengo entendido que últimamente no ha tenido muchos problemas de salud y su mamá,  sigue igual. No sé cómo sus papás lo hicieron pero se graduó casi al tiempo que yo y ahora estamos en el mismo semestre; él estudiando ingeniería mecánica y yo economía. 


Pensar en la vida de Santiago hizo que no me concentrara mucho en la clase de contabilidad y, que tuviera flashbacks de la mía, sobretodo de cuando volvimos a Bélgica con mi tío y Patrick. Recuerdo que a los días de haber llegado nos sentamos todos en la mesa del comedor y Edgar nos contó con muchos detalles su vida en Colombia y aclaró las mentiras que les dijo a mis primos, Noah estuvo molesto con mi tío al menos durante seis meses. Por mi parte, les conté bien cómo había sido el incendio, ellos reaccionaron bastante bien y creo que eso me motivo a aceptar más fácil ir al psicólogo.

Mientras estuve en el colegio iba dos veces por semana y una vez al mes íbamos todos. En ocasiones era bastante tedioso pero me ayudó mucho e igual, el hecho de ir allá no significó que jamás me metiera en problemas.

Especialmente recuerdo una vez en la que todos nos pusimos de acuerdo, inclusive el curso de Patrick para no entrar a clase y quedarnos viendo el mundial de fútbol… lo vimos completo. O también cuando Jean y yo por un reto escribimos en todos los tableros del colegio con marcadores permanentes “prohibido fornicar en los baños”, lástima que no nos percatamos de algunas cámaras y claramente les dijeron a nuestros acudientes. Edgar estaba muy molesto, esa vez me tocó dormir bocabajo.

Cuando al fin llegó el día de la graduación mis tíos y primos fueron a pesar de sus trabajos, lo cual me alegró bastante. Para ese momento yo ya había decidido que iba a hacer el pregrado en Colombia porque era tiempo de volver y empezar a reconstruir lo que me dejaron.

Fue una decisión complicada, pero no podía quedarme toda la vida viviendo en casa de mis tíos, yo ya me sentía mucho mejor y más maduro, ya creía que era el momento de probarme a mí mismo que podía asumir una vida más adulta. A veces me preguntó qué hubiera pasado si no ocurriese el incendio… pero en vez de verle solo lo malo a la situación ahora pienso en lo responsable y consiente que me he vuelto gracias a Edgar y Talia, no sé cómo sería si aún vivieran mis padres. 

Al momento tomar el avión a Bogotá, ellos me acompañaron al aeropuerto. La mayoría de veces, cuando acaba semestre yo viajo a Bruselas a verlos o a veces ellos vienen de sorpresa a ver cómo estoy. Hace unos meses Edgar me contó que cuando ambos se jubilen quieren venir a vivir a Colombia, a Medellín, cosa que también haré yo al terminar la carrera.

-Y así es como funciona el sistema actual jóvenes –Dijo el profesor antes de terminar la clase, no había prestado nada de atención pero supongo que me adelantaré después.

No era muy común que me pusiera nostálgico pero por alguna razón quise llamar a mi tío y hablar un rato con él aprovechando el hueco que tenía. Fue una llamada rápida porque estaba por entrar a un banco con Louise, la hija mayor de Emma.

Ya nada era como antes porque habían pasado cinco años, es más, ninguno de nosotros vivía con mis tíos. Emma en el 2014 se casó y ahora tiene dos hijos Louise de 4 años y Camilo de 3, fue chévere saber que el nombre lo había elegido por mí. Noah está terminando la maestría en Suiza y tiene un bebé de 4 meses llamado Jonas, está pensando en venir apenas se gradué para conocer por fin el lugar donde crecieron su padre y primo. Y Patrick, luego de terminar el colegio se mudó a Inglaterra, no suelo hablar mucho con él porque se la pasa estudiando pero supongo que está bien.

Una de las preguntas que más me hicieron cuando regresé fue por qué decidí volver y estudiar acá, yo solo les respondí que en Colombia está mi vida, porque es y será siempre mi país, alguien debe hacerse cargo de los negocios y propiedades familiares, como Edgar es feliz en Bélgica y mis primos igual soy yo el encargado de hacerlo.

No es que haya peleado con mi tío o con Talia, a ellos siempre los veré cómo las personas que me ayudaron en uno de los momentos más difíciles de la vida, no me malinterpreten pero agradezco todo lo que pasó, gracias al incendio ahora soy alguien maduro que no piensa solo en sí mismo, aprendí nuevos idiomas y bueno, ahora que ya estoy en la universidad y en un año acabaré la carrera me siento más preparado que nunca para administrar todo lo que me dejó mi familia y dejar en alto el nombre de todos ellos, porque a pesar de que ya no estén yo nunca los voy a olvidar, pero si voy a seguir viviendo mi nueva vida.

Hola
Luego de más de cuatro años al fin terminé mi historia, espero que les haya gustado. Gracias por la paciencia, yo sé que soy de los menos constantes del blog incluso hasta el punto de que algunas pensaron que yo había abandonado la historia.
Les agradezco mucho sus comentarios, fueron importantes para mí y para continuar, sobretodo a las que comentaron en algunos de los capítulos como Carla, Cassy, Dream, Andrea, Miranda, Tahii, Fanny, Kimi, Mousse, Taz, Terry y Chany o en gran parte de ellos… Sanha, Marambra, Camila, Luna, itzangabye, Cathblured, Estrella… y en especial a Lady por ser la creadora de este blog y darme la oportunidad de escribir.
A pesar de que esta historia se acabe yo voy a seguir escribiendo cortos y una historia nueva aunque no puedo asegurarles que la actualice muy seguido XD.
Y por cierto yo también leo sus historias así que ACTUALICEN por favor… Sanha con los Hoffman, Dream once historias y un hermano, Tahii Corazones, etc… que se les pegó lo de dejar los capítulos en la mejor parte, sé que yo casi no comento pero si lo hacen me comprometo a hacerlo porque sus relatos son realmente buenos.
Thror

6 comentarios:

  1. Hola Thoror no creía que hiba a terminar tan pronto en el anterior Capi sabía que estaba a punto de terminar pero que no era en este yo seguí la historia desde que descubrí el blog pero no podía poner comentarios porque no podía hacerlo como anónimo en este blog pero ahora que puedo lo hice y decirte que me encanto la historia y que espero que pronto comiences con otra y siempre un comentario aunque sea chiquito hace que sientas que te leen y que te animes a escribir así que en la nueva historia dejaré aunque sea un hola jajaja besitos

    TERRY

    ResponderEliminar
  2. Throooor, qué hermosa historia! Me encantó de principio a fin.... No quería que terminara tan pronto, pero es una alegría saber que seguirás. Te mando un gran saludo y que la inspiración y el tiempo para escribir no te falten....

    Camila

    ResponderEliminar
  3. Muy buen final, digno del resto de la historia y el epilogo termino de cerrar todo perfectamente. No soy sentimentalista pero por momentos tuve un nudo el la garganta con este capitulo con lo bien escrito que estuvo... casi como si Camilo fuera real y lo estuviera contando.
    Que bueno que no dejes de escribir xq sos bueno.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por tu historia muy buena

    ResponderEliminar
  5. Que buen final le diste a la historia me encantó!!
    Muchas felicidades por tu historia!!
    Fue genial conocer a Camilo y su historia que le cambió todo su mundo, ya que es difícil que de un día a la mañana lo pierdas a todo y tengas que empezar de cero en otro país con gente extraña que aunque sea tu familia no dejan de ser extraños!!
    Me da gusto que le hayas dado un buen final a Camilo y le ayudaras a encontrar tranquilidad y estabilidad porque es un buen chico al final de todo!!
    Voy a extrañar tu historia que publicabas cada medio año aunque bueno al menos me fuiste preparando para el final!!
    Así que espero pronto nos regales otra historia!! Para que te pueda estar shingando para que escribas, digo para no perder la costumbre!!

    ResponderEliminar
  6. Tengo un nudo en la garganta, el corte en el brazo me dejo plop "lo hice así porque no me quería matar" el dolor que sintió camilo debió ser tan intenso que frenó un poco por su brazo

    Thror te felicito por tan linda historia y este final increible, espero la segunda parte porque si habrá???

    ResponderEliminar