miércoles, 13 de septiembre de 2017

CAPITULO 6: LOS PROBLEMAS LLEGAN SOLITOS

CAPITULO 6: LOS PROBLEMAS LLEGAN SOLITOS
Donald miro a Ariel con tristeza, sus palabras eran profundas, él también se veía a sí mismo como una estrella fugaz. Suspiro y se limitó a observar el cielo, permitiendo que su amigo jugara con el telescopio, el esa noche quería admirar la luz de la luna.
-Ariel, ¿alguna vez te has sentido como una estrella fugaz?

  • No duran mucho…no me gustaría Y ¿tú?

-muchas veces, es como si mi paso por esta vida fuese muy breve…

-¿En serio we? Te pasas¡¡¡

-Olvida lo que te dije, mejor vamos a casa, nuestros padres pueden estar preocupados…..Ari, como tus padres no te dejan cantar tenemos que idear un plan

-VALE¡¡¡

A fin de animar a su hijo en las materias escolares y que desistiera del canto, Edward pidió a Ariel practicar algún deporte impartido por el instituto, así que opto fácilmente por unirse al grupo de su amigo Donald, el correr y los relevos le parecían interesantes, una manera de sacar el estrés y sentir la libertad que en casa no podía sentir, así que se inscribió y una vez aceptado extendió  el tiempo en la escuela, no quería estar en casa, estaba molesto con sus padres, no comprendía sus sentimientos solo se permitía sentir esa furia interior.
Por su agilidad y empatía con su amigo, fue ubicado como pareja de Donald, a pesar de la diferencia de tamaño, hacían un equipo ganador. Ganar. Esa era la única idea en su mente, ser el primero, ser único, así que nuevamente se ató el pañuelo rojo a la frente y se decidió ser el mejor.
Al llegar a casa se encontró con la sorpresa de tener a sus padres en casa. Tiro la mochila en el suelo y se dirigió a su cuarto, quería bañarse y quitarse pantalón deportivo y sudadera.
  • Ariel espera, ven a saludar primero.- la voz de papá era firme, no valía desafiarlo hoy-

  • Hola papi…..hola mami

  • Amor queremos hablar algo contigo

  • Mamaaaa….quiero bañarme y descansar¡¡¡¡

  • Ariel Alejandro has caso por favor¡¡¡ - la voz de su papá era un ruego más que una exigencia-

  • Si papa….ok….
En verdad que su hijito les estaba dando dolores de cabeza que antes no provocaba, la adolescencia o el deseo del canto, algo perturbaba la paz de su hijo, pero no permitirían la desobediencia.
Mamá.- Ven siéntate a mi lado
Ariel. – ok
Mamá. – Ari como sabes nuestro deseo siempre ha sido aumentar la familia, darte un hermanito o…hermanita, y pues creemos es el momento adecuado, antes de que sigas creciendo más.
Ariel. – ósea….¿No están contestos conmigo?
Papá.- por supuesto que lo estamos hijo, eres toda nuestra vida, y pues queremos compartir nuestra felicidad con otra pequeñita, que no llegara a robarte nuestro amor, vendrá a hacerte compañía.
Ariel. – ahh pues bien por ustedes…! porque yo no la quiero¡….pero…cero que me afecte y multiplicado por mil…si ustedes la quieren traer en su problem no el mío
Mamá.- amor, un nuevo integrante vendrá a compartir la felicidad de la casa, tendrás a alguien que te acompañe en tu camino
Ariel.- no la necesito
Papá.- hijo por favor, danos la oportunidad de adoptar y amar a la bebita, ella ahora nos necesita, tendrás a quien cargar, con quien reír, y una manita tomara la tuya
Ariel.- pues no y no….si ustedes quieren jugar a la casita feliz olvídense de mí, yo no necesito a nadie, no la voy a querer…SI ESTAN HARTOS DE MI DEJENME LIBRE, YO LOGRARE MIS SUEÑOS, LIBRE SOY FELIZ, QUEDENSE USTEDES CON SU NENITA QUE YO QUIERO MI VIDA.
Papá.- No te alteres hijo, estamos tratando de dialogar contigo
Ariel.- A LA MIERDA TODO, ESTOY CANSADO, USTEDES NO ESTUVIERON PARA MI CUANDO LOS NECESITE, SOLO PARA SU HOSPITAL Y CARRERA, NO LES IMPORTE, AHORITA SI QUIEREN REGLAS PARA MI SOLO PARA QUE NO LOS AVERGÜENZE, QUIEREN UNA BEBE PARA JUGAR A LA FAMILIA FELIZ, ¿A QUIEN ENGAÑAN?? ¿A QUE JUEGAN?

Papá.- BAJA LA VOZ HIJO, SIEMPRE HEMOS ESTADO PARA TI, TU ERES PRIMERO QUE EL TRABAJO, Y ES GRACIAS A NUESTRO ESFUERZO QUE PODEMOS DARTE LO MEJOR, TU ERES LO MAS IMPORTANTE PARA NOSOTROS.
Ariel.- NO LO SOY…TU TRABAJO, TUS CONFERENCIAS, TUS CIRCULOS, TODO ANTES QUE YO, Y SABES DETESTO LA IDEA DE SER COMO TU…
Edward no permitió más gritos pues Susan se había retirado con lágrimas en sus ojos ante la idea que mantenía su hijo sobre ellos, así que sin pensarlo más se quitó el cinto y tomo fuertemente del brazo a su hijo, estaba encolerizado.
Ariel.- ¿ME VAS A PEGAR? ¿ES LO MEJOR QUE PUEDES HACER??
Edward.- ¡!!VOY A PARAR TU RABIETA¡¡¡
Al ver la intención real de su padre, tal como se lo había propuesto a pesar del coraje que sentía, Ariel se dejó caer en el suelo y comenzó a rogar.
Edward.- ¡!!LEVANTATE ARIEL¡¡¡
Ariel.- noo papa…todo tiene arreglo…no me pegues por favor por favorcito…
Edward.- ¡¡ARRIBA!!…!SI TE LEVANTO SERA PEOR¡
Ariel.- NOOO…no quiero que me pegues….por favor papi, por favor no me pegues…
Edward agradeció que su hijo solo midiera 1.60 mts y fuera delgado, así podría moverlo sin dificultad, aún era un crio, se equivocaría al querer tratarlo como adulto, así que sin más lo cargo y aunque Ariel pataleaba lo llevo a su cuarto, lo acostó en la cama boca abajo, y dejando el cinto a un lado comenzó los azotes solo con la mano,  deseaba fueran memorables para no repetir la experiencia..
Nooo ZASS ZASS uummm ZASS ZASS nooo  ZASS ZASS uummm ZASS ZASS uuumm ZASS ZASS para ZASS ZASS sniff ZASS ZASS sniff ZASS ZASS paraaa ZASS ZASS sniff ZASS ZASS sniff  ZASS ZASS oowww
Edward.- Estoy cansado de tus rabietas, en verdad pides estos azotes a gritos, no voy a permitir tus insultos, todo tiene un límite.
ZASS ZASS yaaaa paraaa ZASS ZASS ooow ZASS ZASS sniff ZASS ZASS ZASS ZASS ahaaa ZASS ZASS  ahaaaa ZASS ZASS ZASS ahaaaa ZASS ZASS ZASS ZASS ZASS aahaaaa ZASS ZASS ZASS ahaaaaa ZASS ZASS ZASS ahaaaa ZASS ZASS ZASS aahhaaaaaa ZASS
Edward.- la próxima vez que te vuelta a tener en mis piernas te bajare los pantalones, parece que solo así vas a entender, si quieres más azotes los tendrás en aumento, así tenga que azotarte cada noche.
NOOOO…..AHHAAAA….NOOO MAAS, NOOO MASSS
Edward incorporo a su hijo, pero Ariel no permitió ser consolado por su papá, se limpió las lágrimas mientras se alejaba de su padre, se comportaba como un crio y tenía que castigar a papa, no ser consolado por él, así que se dirigió al baño y se encerró,  aun con ropa se metió al agua para que sus lágrimas se perdieran con el agua escurriendo, sentía dolor por la amenaza de una intrusa pequeña en casa, frustración por no poder cantar, la escuela estaba de cabeza, y tenía ya la amenaza de recibir una paliza cada noche por solo una falla, grito de rabia y frustración, era demasiado, era simplemente insoportable.
Al salir aun con las ropas escurriendo, ya no estaba su papa, se cambió y acostó boca abajo, no pudo controlar que no salieran las lágrimas, iba a ser desplazado, aparte, sus padres arruinaban su vida…y solo tenía 14 años¡¡¡¡
Sin que se diera cuenta, ya que estaba profundamente dormido, aun llorando en sueños, su mama había entrado, arropo a su bebe, y le sobo la espalda, besando cálidamente su cabecita castaña, amaba a su hermoso hijo, le dolía verle llorar, mas no sabía cómo hacerle feliz, lo menos que deseaba era hacerle infeliz.
Susan.- te amo bebe, nunca estarás solito, siempre estaremos contigo, estas cambiando, me duele que sufras, me duele que llores, y créeme me dolería más perderte, te amo, así vayas creciendo más siempre serás él bebe que buscan los brazos de mama. Eres mi orgullo, y si en mis manos está tú serás cantante, tu sueño se hará realidad.
Al día siguiente Ariel se levantó molesto, quería demostrarle a sus padres que no les tenía miedo, así que decidió a probar su suerte bajo a la voz de mama para el desayuno, y dispuesto a retarles a penas se sentó he hizo a un lado el plato y levantándose de la mesa
Ariel.- No quiero eso de comer
Susan.- Debes comer, anoche no cenaste
Ariel.- pues comete tú, no tengo hambre
Edward.- Ariel bájale a tu rabieta tan temprano…
Ariel.- ósea, que no tengo derecho a decir que no…tengo…HAMBRE¡ ¿No me entienden?
Edward.- ARIEL BASTA¡¡¡¡ desayunemos en paz.
Ariel.- TRAGATE ESO TU¡¡¡ YO ME VOY¡¡¡
Edward tomo a su hijo y casi a rastras se lo llevo a la habitación de invitados que estaba en la planta baja, le cargo y lo acostó en la cama, dando el inicio de una serie de fuertes y duras palmadas
ZASS ZASS nooo ZASS ZASS uummm  ZASS para  ZASS ZASS uumm ZASS ZASS ZASS yaaa nooo ZASS ZASS ahaaa ZASS ZASS ahaaaaa ZASS ZASS ahaaaa ZASS ZASS ahaaaa ZASS ZASS ahaaaaa ZASS ZASS ZASS ahaaaa ZASS ZASS yaaaa ZASS ZASS ahaaaa ZASS ZASS no mas plis ZASS ahaaaa
Ariel lloraba con fuerza, pues esas nalgadas refrescaban las recibidas la noche anterior, le ardía el trasero, la sensación de picazón iba en aumento y simplemente el dolor era enorme, se arrepentía nuevamente de provocar la furia de su papa, obviamente él no quería recibir los azotes, buscaba castigar a sus papas…
Edward.- BAJATE A TU RABIETA Y RESPETA A TU MAMA, si tengo que serenarte a base de una paliza la recibirás.
Se desabrocho el cinturón y Ariel lo alcanzo a mirar de reojo, solo entonces sintió más miedo y comenzó a temblar, quería correr, pero su papa lo tenía sujetado de la espalda, no le quedaba otra escapatoria que patalear.
Edward.- DEJA DE PATALEAR O AUMENTARE  A 10 CINTARAZOS
Ariel del miedo no podía unir la orden con sus piernas, simplemente el reflejo se mantenía, patalear por su vida era algo necesario e involuntario, hasta que comenzó a sentir el primer cintarazo, quería no mostrar dolor, mas no pudo callar y un grito  se escuchó seguido de otros más..
  • AAAAYYYY……DUEELEEE…..
PLASS PLASS ahaaaa PLASS PLASS ahaaaa PLASS PLASS ahaaaa PLASS PLASS  ahaaaaaaa PLASS PLASS ahaaaa  
Edward.- estas últimas son por no obedecerme, ya sabes, estas advertido, no tolerare ninguna falta de respeto
Levanto fuertemente a Ariel y lo dirigió a su recamara…
-tienes 20  minutos para calmarte, vestirte y estar en el comedor, te ordeno pedirle disculpas a tu mama y comete todo, omites algo y nuevamente sentirás el cinturón, tú decides…
- ¡me sacas de onda¡
- ¿Qué no puedes guardar un minuto de silencio sin estar siempre contestándome?
- Auch…tu fresh papi…
Rápidamente se bañó y se vistió, esta vez se pondría jeans, si iba a recibir azotes pues lo mejor era no sentirlos tanto, así que después de pedir verdadero perdón a su mama, se limitó a comer en silencio, del castigo recibido no se hablaba, por ello su obligación era estar sentado a pesar del dolor.  Las lágrimas son en verdad traicioneras, se le escapaban mientras desayunaba, y es que sus desplantes habían tenido consecuencias severas en su trasero.


1 comentario:

  1. El no dijo nada más que lo que estaba sintiendo y no pueden hacer que aceptar a la niña de un día para otro yo creo que si le dan tiempo aprenderá a quererla el papá se pasa y la mamá no hace nada es normal que se vea desplazado

    ResponderEliminar