domingo, 24 de diciembre de 2017

Andrea, Tali es tu amiga secreta




“¡Mi padre fue un gran hombre!” gritó un joven de pelo alborotado al maestro que tenía parado frente a él
“Tu padre era un cerdo” gritó de vuelta dicho maestro, arrepintiéndose inmediatamente después de ver la mirada herida en los ojos de su alumno, estúpidamente había perdido su autocontrol frente a su alumno y había insultado nada menos que al padre fallecido del chico, no es que el hombre fuera un desalmado, pero tampoco fue un santo como muchos lo miran.
Llevaban toda la noche maestro y alumno encerrados en las mazmorras enseñandole defensa al joven estudiante de magia como defenderse de los ataques que Voldemort le propinaba a la mente del muchacho, pero al parecer los últimos días el temperamento del chico había estado muy volátil, siendo fácilmente irritable.
De repente el maestro vio su mente invadida, sus divagaciones le costaron su concentración que mantenía puestas las barreras con las que protegía su mente. El chico entró en sus recuerdos, los cuales estaban sintonizados con James Potter, por sus anteriores reflexiones, por fin el chico vio a su padre como algo menos que perfecto, vio uno de los momentos más oscuros del hombre, cuando no era más que un bravucón que vivía para intimidar al más débil, que para mala suerte era Severus.
En cuanto pudo el maestro recuperó el control de su mente y expulsó al chico, al voltearlo a ver el chico tenía una mirada de conflicto, parte de él seguía enojado con su maestro por insultar a su padre, otra parte sentía empatía, el también había sido víctima de los bravucones toda su vida, y por último vergüenza, había pasado la línea invadiendo la privacidad de su profesor, viendo recuerdos tan personales.
“Lo siento” dijo avergonzado el joven
“¿Porqué?” Dijo severo el profesor una vez que recuperó su compostura “¿Por invadir mi privacidad?, O ¿Por atacar a tu maestro?” la pregunta quedó flotando en el aire ya que ninguno de los dos quería seguir con la conversación
“Por las dos, no era mi intención entrar en su mente profesor, solo estaba enojado y quería…” el adolescente cortó su frase evitando meterse en más problemas.
“Vengarse sr. Potter, lo sé suena mal, pero es lo que sentía y en un futuro le sugiero que no se avergüence de sus deseos” el chico se sorprendió al ver que su profesor lo comprendía, últimamente habían sentido tantas emociones y pensamientos de los que nos estaba orgulloso y no sabía cómo enfrentarlos “Pero sr. Potter, le advierto que todas nuestras acciones tienen consecuencias, y tiene que estar dispuesto a aceptarlas cuando vengan” el adolescente volvió a bajar la cabeza apenado.
“Así que Harry ya me dijiste que lo sentías, pero mereces un castigo, ¿Está de acuerdo jovencito?
“Si profesor” dijo el chico algo ansioso por su futuro próximo.
“Bien, retirarse los pantalones e inclinese sobre el escritorio”
Harry con manos temblorosas desabrochó sus pantalones dejándolos caer hasta sus tobillos y se inclinó sobre el escritorio de su profesor, sin dejar de mirarlo en ningún momento, esto parecía surreal, llamenlo loco pero en contra de todos sus principios, no estaba dispuesto a pelear con su profesor, tal vez fue la culpa o el que se sintió comprendido por alguien después de tanto tiempo, pero quería hacer esto y hacer sentir orgulloso al hombre parado detrás de el.
“De acuerdo Potter serán díez, tiene prohibido quitarse o poner las manos, puede hacer cuanto ruido quiera pero no puede maldecir, si escuchó cualquier palabrota salir de su boca aumentaré otras tres, ¿Entendido?” Dijo Severus mientras se quitaba el cinturón y se ponía en posición detrás de su alumno
“Si profesor” dijo el joven cerrando los ojos al oír que su maestro se quitaba el cinturón
PLASS sonó el primer cintazo, de este le siguieron los otros nueve, Harry intento cubrirse después del sexto peor su profesor simplemente sujeto sus manos en su espalda y siguió otorgando el castigo como si nada hubiera pasado, para el final del mismo Harry lloraba en silencio intentando detener las lágrimas que corrían por sus mejillas.
“Bien hecho sr Potter, y es todo por esta noche, ambos estamos cansados asi que le sugiero que vaya a dormir, seguiremos mañana” con eso el profesor despidió a su alumno fingiendo que no veía como esté disimuladamente se frotaba la cola
“Gracias profesor, buenas noches” Harry estaba apunto de crear la puerta cuando el profesor lo detuvo.
“Y Harry, lo haces bien, sigue así y terminaremos pronto con estas lecciones”
“Gracias” con eso el chico cerró las puertas de las mazmorras y fue a dormir con una enorme sonrisa y la cola como una manzana madura.

FELIZ NAVIDAD A TOD@S

los amos besos y pásenla bonito

4 comentarios:

  1. Pobrecito auchh hasta yo lo sentí, pero como me dijeron la venganza cuesta a veces, y mira que puede ser doloroso.

    ResponderEliminar
  2. Pobre de mi Harry jejeje... esa escena fue tensa sus clases de oclumancia eran terribles Snape de verdad que muy estricto con él.
    Muchas gracias por la historia quedo genial.
    Feliz navidad y que tengas un excelente año 2018.
    Andrea.

    ResponderEliminar
  3. uufff que estricto con el pobre de Harry!!
    Todo por defenderse lo que le tocó!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la historia, quedó muy bien.me encanta la relación de severus-harry

    ResponderEliminar