miércoles, 29 de junio de 2016

La herencia de los Robertson-Cap 7.



───────Ana──────
Okey, esto era raro ¿acaso estaban insinuando que querían formar una familia? Vaya… en las que me fui a meter al aceptar esa herencia.  Definitivo, mi día estaba siendo de locos, jamás había hecho una locura de este tamaño, aceptar irme a vivir con cuatro hombres que son unos completos desconocidos que quieren formar una familia. Dicho de esa manera hasta suena enfermizo… Ni si quiera cuando decidí escaparme de la casa hogar sentí que estaba siendo algo loco, de hecho, se me hizo muy razonable hacerlo, pero esto sencillamente supero mi limite. Tendría que apuntar el día que lo hice para recordarlo como un logro en la colección de “decisiones que no medite antes de tomarlas” y entre ellas destacaría este logro “Irme a vivir con cuatro hombres desconocidos”
─ ¿Cómo?─pregunto el de cabello negro ─ ¿Cómo que es hora de conocernos? No lo entiendo, ya llevábamos viviendo aquí poco más de un mes, al menos nosotros cuatro─
─ Sí, pero aún no sabemos mucho de Ana. Ni si quiera nosotros mismos nos conocemos bien, aunque llevamos un mes viviendo juntos ─
─ ¡Pero si tú y Andres si se conocen! ─ Protesto Kevin ─ Se la pasan hablando como si fueran mujeres chismeando a la hora del té…─
Andres rodo los ojos
─ Ya, pero aún no se mucho de Ana ─
─ Hay que empezar con algo sencillo y muy importante ─dijo el rubiecito ─ Ana ¿eres alérgica a algo? ¿Algún medicamento? ¿Padeces alguna enfermedad? ─
Ho. Cierto, a mí ni se me había cruzado decirles.
─ Ha, sí, tengo asma y un grado pequeño de anemia. Por la anemia debo tomar vitaminas diario y soy alérgica a las pasas ─
─ ¿¡Y porque no nos dijiste antes!? ─ pregunto Andres alarmado como una mamá gallina─ Tenemos que comprarte esas vitaminas lo más pronto posible ¡Y el salbutamol para el asma! No. En realidad tenemos que llevarte con un médico a que nos dé más exacto tu diagnóstico, justamente eso debemos hacer ─
Ag, bravo ¡felicidades Ana! Con lo mucho que me gustan los médicos…
─No, no hace falta, solo necesito unas vitaminas, aún tengo de las que compre hace dos semanas. Del asma no importa, aún tengo mi inhalador y hace años que no me da un ataque ─
─ No, tenemos que llevarte al médico ─volvió a insistir ─ Debemos saber en qué grado tienes la anemia y cómo va el asma ¿Hay algo más que debas decirnos? ¿Alguna cosa importante? ─
Iba a reprocharle lo del médico, pero decidí callarme. Ya luego discutiría con el ese asunto.
─ Hm… No como mucha carne, y hay varias verduras que no me gustan, tampoco me gusta el pescado, ni la leche… que sepan  eso es muy importante para mi ─
─ ¿Me estás diciendo que no comes carne ni verdura? ¿Y no te gusta la leche? ─ ahora hablo Chris─ Tienes anemia  ¿y no comes carne, verdura, pescado ni leche? ¿Qué te pasa Ana? No entiendo cómo te alimentas ─
─ ¿Qué? ─ pregunte un poco confundida. Digo a cualquiera le desagradan algunas cosas jo ─ Hay verduras que si me gustan y puedo soportar, pero lo que no soporto es la leche ─
Creo que se ponían de acuerdo, porque Andres y Chris resoplaron al mismo tiempo
─ ¿Qué? ─ pregunte ─ ¿Qué pasa? ─
─ Lo que pasa es que deberías de cuidarte mejor ─ me dijo Ethan que estaba en un sillón que estaba a mi izquierda ─Si tienes anemia deberías de comer carne y verduras, tomar leche y vitaminas para no estar débil, supongo que por eso tienen esa cara. Agradece que recién les conozcas porque si no ya estarías metida en un buen lio ─ me dijo sonriendo.
¿Qué? ¿Estaría metida en un lio por no comer ciertas cosas? Bueno, en realidad seria por no cuidarme, pero… ¿Cómo era eso de meterme en un lio? Eso era lo que más me inquietaba. Yo sabía lo que es meterse en un lio pero todo depende. Meterme en un lio en la casa hogar es darme con la vara hasta el cansancio y en otros lugares meterse en un lio es no salir en una semana o yo que se… pero para ellos ¿Qué era meterse en un lio?
─ Tienes que comer─ dijo Chris mirándome fijamente ─ Y vamos a ir con un doctor a que te revisen─
─ Yo estoy bien ─
─ No lo estas ─ dijo tajante ─ No puedo creerlo ¿enserio así te alimentabas?─
─Pues si…─
─Ha─ exclamo de pronto Andres ─ Se  me olvidaba. Nada de drogas ¿he? NADA de lo que es NADA, de ningún tipo ¿Esta bien? ─
Iba a decir algo pero se apresuró Kevin
─ ¿Drogas? ¿Te has drogado?─pregunto de pronto como excitado con la palabra “droga”
─No es una droga….─
─Sí, si lo es─
 Rodé los ojos
─ Es planta. Pura planta─
─ No importa si es pura planta o no, es droga finalmente ─dijo de nuevo Chris esta vez ─ Da igual lo que pienses pero no vuelves a fumar esa cosa ¿estamos?─
De pronto me comenzó a molestar mucho la manera en la que me imponían las cosas.
─Se llama marihuana para que lo sepas ─le respondí molesta. A mí nunca me privaban de nada… bueno, en realidad sí, pero es mi vida ¡que se jodan! ─ ¿Cómo que por qué te sientes con el derecho de prohibirme cosas he?─
─Porque somos tu familia─ me respondió Andres y aquello me molesto un poco.
─No son mi familia ─espete─ No vine aquí a formar una “familia” como ustedes creen ─
Vi como mi respuesta los dejo sorprendidos. No entendí porque les sorprendió tanto, después de todo ellos tenían sus intereses y yo los míos ¿desde cuándo pensaron que venía a jugar a la casita? Siempre que ves a alguien como familia te encariñas y yo no quería encariñarme con nadie… luego pasaba lo que paso con Edward que me abandono….
─ Nos quieras o no ver como tu familia nos obedeces ─me dijo de repente Chris, porque Andres se quedó callado ─No vas a fumar marihuana ¿estamos? Porque si no créeme que no te va a gustar nada lo que va a pasar después ¿he? Y no hablo de llamar a la policía o regresarte a la casa hogar, sino de un castigo ¿estamos?─
¿Pero qué mierda le pasaba a este rubio estúpido?
─ ¡Perfecto! Me trajeron a base de amenazas y aun estando aquí me siguen amenazando ¿pero qué mierda les pasa a ustedes? Tú no tendrías derecho a castigarme─
Chris puso los ojos en blanco medio fastidiado
─No te amenazamos Ana─
─Claro que sí, me amenazaste con un castigo─
─Eso no es una amenaza─
─ ¿Ha no? ¿Y que es entonces?─pregunte con sarcasmo
─Es una advertencia y si sabes lo que te conviene me vas obedecer─
─ ¿Sabes lo que me conviene? Mandarlos al carajo, agarrar mis cosas e irme de esta casa, eso me conviene─
─Me parece que la que nos amenaza eres tú, Ana─
─ ¿Enserio? Mira, que sorpresa, porque nadie lo diría─
Andres nos miró de nuevo preocupado y con bastante cansancio.
─No comencemos a discutir ¿vale? Ya estuvo, suficiente discusión por hoy…─se pasó las manos por la cara en una muestra clara de estrés─ Mira Anita, no fumes y ya ¿vale? Solo no lo hagas, y no lo hagas por nosotros, sino por tu salud ¿sí? Lo único que te vamos a pedir es que no descuides tu salud o te dañes a ti misma, que nos obedezcas y nos respetes, eso es todo, tres peticiones sencillas─
¿Sencillas? Ya, claro. En esas tres peticiones había muchas cosas implícitas. Lo primero era la marihuana, no podían obligarme a dejarla. Segundo ¿obedecerles? Eso depende mucho de lo que me manden y si me apetece hacerlo. Y tercero ¿respetar? Eso es muy sencillo. Que se ganen mi respeto.
Por supuesto no les iba aventar ese rollo así que solo me limite a asentir aunque sabía que lo primero quizás no lo cumpliría.
─Bueno, con eso basta─ dijo Andres─ Hoy en la tarde vienen mis otros dos hermanos menores. Quizás lo mejor sea ir preparando la comida y ¡Caray! ¡Ni hemos desayunado!─
A mi casi se me cae la mandíbula ¿Había más hermanos regados?
─ ¡Hey! ¡Alto un momento! ¿Hay más?─pregunte sorprendida─ ¿Cómo que dos hermanos?
─Ha, sí, tengo otros dos hermanos menores sin contar a Kevin. Hay dos de la misma edad, una es Abigail y otro es Alex─
─Mierda… ¿Cuántos hijos tuvo ese hombre? Alfred sí que era un cabron… ─
─Con mi madre, contándome, tuvo 4 hijos. Pero con otras mujeres hasta ahora solo sé que tuvo a Ethan y a ti ─
Me entere entonces que Chris no era hijo del mismo padre que Ethan, pero no lo llegue a decir en voz alta. Fue extraño, porque en realidad todos trataban a Chris como si él fuese hermano de todos. Supuse que así le veían y que yo así quizás le vería también en un futuro si me quedaba ahí…
─Ha…─me toque la nuca ─Pero que revoltijo…─
Bueno, aclarando mí mente tenía estos datos de la gente que viviría conmigo:
Christopher: 28 años. El único que no era hijo de Alfred. Con estatura de gigante.
Andres: 26 años. Parecía una señora histérica preocupándose por todo y estando en todo.
Ethan: 16 años. El que menos mal me caía, además muy sonriente.
Kevin 15 años (igual que yo). Un quejica idiota escandaloso, que tampoco me caía tan mal.
Alex y Abigail: 13 años. No sabía nada de ellos aún.
─Bueno, yo creo que mejor vamos ir a desayunar ¿no?─sugirió el castañito menor─ Ya tengo hambre─
Realmente desayunamos un poco incomodos, sobre todo yo. Vamos, me sentía como la mosca en la mierda. Ya ellos se conocían más o menos bien y yo… pues yo no conocía ni una mierda y me sentía como una acoplada entre ellos.
Pero no pensé mucho en eso porque terminamos de desayunar relativamente rápido y yo ayude a lavar trastes y esas cosas. Justo estábamos en la sala todos a punto de prender la televisión cuando tocaron la puerta. Chris fue el que se levantó y salió a ver quiénes tocaban.
─ ¡Chris! ¡Hola!─saludo un muchacho de cabellos rubios como él.
Supuse que serían los hermanos de Andres, aunque en realidad eran rubios como Chris.
─ ¡Alex! Hola─ respondió al mismo tiempo que correspondía el abrazo del niño ese─ ¿Qué tal el viaje?─
─Cansadísimo…─protesto una rubia igual que el niño, de cabello súper lacio─…Hicimos tres horas de viaje…─
¿Eran… gemelos? No, gemelos no podían ser porque aunque eran rubios los dos, ambos eran diferentes en cuanto a su aspecto.
─Hey chicos ─hablo Andrés desde el sofá levantándose ─ Le presento a Ana, nuestra hermana─
Los mire con nervios. Espere con todas mis fuerzas que no reaccionaran como Kevin.
─ ¿Ella es Ana?─
─Qué guapa es…─
─ ¡Es una duende toda pesada!─
─Hey,  tranquilos─
─Es agradable si se lo propone ─
Vaya, vaya,  vaya… Todos comenzaron hablar sin darme pauta a responder algo. Primero hablo Alex, Abigail, Kevin, Chris y Ethan y yo ni si quiera supe que decir, gracias al cielo me salvo Andres.
─A ver chicos, uno por uno por favor… ¿Por qué no comienzan preguntándole algo?─
─ ¿Qué edad tienes?─pregunto Alex enseguida sin esperar un segundo ─No pareces mucho mayor que Kevin…─
─Tengo 15 años─
─ ¿Vivías sola?─
─Am… si ¿Qué les contaste Andres?─
La rubiecita me comenzó a mirar tímidamente, examinando muy bien mi cuerpo y me hizo sentir incomoda, así que la voltee a mirar
─ ¿Pasa algo?─
No se lo dije en tono agresivo, sino casual, porque no me quería meter con ella, solo deseaba saber el porqué de su mirada tan curiosa clavada en mi… como si algo le diera curiosidad de mi cuerpo.
Noté entonces que era bastante tímida porque bajo su cabeza con las mejillas súper sonrojadas. No sé porque esa rubiecita me causo ternura. Tenía 13 años pero ciertamente no estaba muy desarrollada y aún tenía un aspecto infantil e inocente. Algo me dijo que me iba a llevar bien con ella.
─Yo… nada…bueno, es que… ya pareces una mujer─
No sabía que responderle pero ni tuve que hacerlo porque lo hizo Kevin
─Se supone que eso es algo normal a los 15 años Abigail, aunque de mujer no tiene mucho con ese lenguaje─  dijo sacándome la lengua─ Además se supone que aún debes dar otro estirón ¿no? Eres demasiado enana para tener 15 años, duende─
Que gracioso castañito. Iba a responderle pero enseguida me vino una estampida de preguntas por parte de Alex… un chico hiperactivo y parlanchín… incluso mientras estábamos comiendo siguió preguntando y platicándome cosas. Eso era bonito de él, que podía platicar conmigo como si ya nos conociéramos, se me hizo muy agradable eso. Quizás estar ahí no era tan malo…
Pero después a la hora de por fin acomodarnos todos en la casa, comenzaron los problemas con tanta gente… Y alguien termino metiéndose en broncas.
Había 5 habitaciones para 8 personas y casi todos eran hombres, exceptuando a Abigail y a mí. Lógicamente ella y yo compartiríamos habitación….
Andres y Chris ya tenían cuarto propio para ellos solos, supongo que se dieron ese lujo por ser los mayores los muy malditos… así que sumando ya habían 3 habitaciones ocupadas, las de ellos dos y donde yo compartiría cuarto con Abigail, pero después estaba el problema: quedaban dos habitaciones para tres chicos, de los cuales solo uno tendría habitación propia y ahí es donde se encontraba el conflicto.
─ ¡Yo quiero el cuarto solo!─dijo Kevin
Ethan sonrió maliciosamente
─No, yo lo quiero, después de todo yo soy mayor que ustedes dos─
─ ¡Ustedes son de la edad! ¡Compartan ustedes!─protesto Alex enseguida ─ ¡Yo quiero tener habitación propia!─
─Hey, tranquilos ─dijo Andres─ No hay que discutir ¿bueno? Miren, quizás podríamos hacer una rifa─
Intervine yo, aprovechándome del asunto
─O quizás ellos deberían de compartir el cuarto y Abigail y yo tener habitación propia ─sonreí─ Así pueden evitarse peleas─
─ ¡Oye! ¡Tú no des ideas!─reprocho Alex
─ ¡Hey! Somos chicas, somos pudorosas y necesitamos más espacio y que nadie nos moleste─
─Ha, si claro ─ se burló Kevin─ ¿Tú quieres habitación propia para qué? ¿Para mirarte horas al espejo?─
─Y tú solo quieres un cuarto propio para poder pajearte a gusto ─ le dije molesta.
─Bueno ya ─regaño Chris que también estaba ahí ─Hagamos la rifa de quien NO va a compartir habitación ¿de acuerdo?─
Y entonces….
─ ¡Un momento!─les dijo Alex de nuevo protestando ─Nosotros estamos discutiendo por saber quién tendrá cuarto propio y ustedes dos tienen habitación propia ¡eso no es justo!─
¡Ea! ¡Justo en el blanco!
─Si es cierto─ apoyo Abigail
Los dos mayores se miraron un segundo.
─Eso es porque somos los mayores ─respondió Andres─ Y se hace lo que nosotros decimos. Punto─
Que respuestas tan tajantes…
─ ¡No! ¡No es justo!─dijo inmediatamente Alex─ ¡Eso es una injusticia! ¡Odio que me digan eso!─
─Injusticia será la que te voy a dar si sigues protestando. Caray… solo hagamos una rifa─
─Pero entonces exijo que Abigail y yo también estemos en la rifa─ intervine de nuevo
─No se puede. Si ustedes entran en la rifa entonces ellos compartirán un cuarto para tres ─dijo Andres.
─ ¿Cuál es el problema? Por lo que vi las habitaciones son grandes y hay unas más grandes que otras. Hasta ahora Ethan y Kevin han estado durmiendo en habitaciones separadas y la verdad es que tenían muchísimo espacio. Seguro en una habitación caben los tres─
─Entonces si las habitaciones son grandes compartan cuarto tú y Abigail ─protesto Kevin
Abigail intervino inmediatamente
─Si se supone que solo somos dos  chicas entre puros hombres entonces deberíamos tener habitación propia ¿no? –
─Eso sería lo más lógico ─apoye
Chris como que se lo pensó… y quizás si le convencíamos.
─ ¡Que no! ¡Yo quiero habitación propia!─volvió a protestar Alex, que parecía más un berrinche que otra cosa. Yo en realidad solamente lo hice por chinchar. Ciertamente en la casa hogar compartía cuarto con 7 personas.
─Hagamos una rifa, entre los chicos ─dijo Andres matizando y note como Chris no estaba muy seguro.
─Deberías dejarlas ─dijo Chris
─Machista ─le espete a Andres─ Solo porque somos mujeres─
─No es machismo, pero Ana, si solo son dos chicas pueden compartir el cuarto, no pasa nada ¿no? al final de cuentas dos de ellos lo hará también y ustedes como mujeres seguro les guste estar juntas─
Entonces nos miró bien y como que se arrepintió, pensando quizás mejor las cosas y dándose un poco por vencido
─Bueno… las meteré en la rifa… solo porque no quiero que pienses que soy machista y los defiendo a ellos. En realidad pienso que pueden ser modestas y compartir la habitación, pero si quieren que sea igual, entonces está bien, no quiero que piensen mal de mí─
─ ¡No es justo si sale una de ellas entonces seremos tres!─volvió a protestar Alex─ ¡Además porque tú y Chris tienen habitación propia! ¡Si quieren ser equitativos que sea para todos!─
─Andres y yo trabajamos y necesitamos silencio y espacio ─dijo Chris con calma─ Pero si quieres que yo comparta la habitación con alguno de ustedes entonces vale, lo haré, pero de igual forma quedarían una habitación para solo una persona y una sobrando ¿entiendes?─
En eso tuve que estar de acuerdo, sería lo mismo de todos modos y note como Andres igual apoyo su idea inmediatamente
─Es cierto chicos ─les dijo Andres─ Termina siendo lo mismo─
Entonces dio un pisotón Alex y me pareció infantil
─ ¡Que no!─
─Pondré los nombres en un papel para la rifa ─ignoro Andres─ Saquen una bolsita─
─ ¡No quiero una rifa de mierda! ¡Yo quiero habitación propia para mi maldita sea!─
Puaj, tanto Kevin como el rubiecito eran bien mal hablados como yo (ahí se nota que somos familia) e inmediatamente Andres  y Chris fruncieron el ceño y note que esto se pondría tenso si seguíamos así.
─ Oye ─les dije─ Si quieren que el no comparta habitación… yo me quedo con Abie y que Ethan y Kevin duerman juntos─
Alex iba a sonreír pero Andres lo corto en segundos
─Por supuesto que no. Estas muy emberrinchado Alex y me parece que esa no es la forma en la que debes contestar o pedir las cosas. Hay otras maneras. Agradezco tu intención Ana─
─ ¡Yo te dije que quiero la habitación para mí solo!─dijo esta vez con rabia sin dejar el berrinche
─Chicos porque no mejor paramos esto…─dijo Chris, oliéndose que se iba a meter en problemas Alex.
─Y yo te digo que hay maneras de pedirlas ¿Por qué no mejor hacemos la rifa?─ dijo Andres dirigiéndose a Alex
─ ¿Por qué no mejor te vas al infierno?─
─ ¿Disculpa?─dijo algo sorprendido Andres─ ¿Qué dijiste?─
─ ¡Lo que has escuchado! ¡Maldito sordo de mierda!─
Pues yo no sé si era costumbre que todos sus hermanos le hablaran así a Andres… pero hasta ahora había visto lo suficiente como para saber que al menos sus dos hermanos sí.
─Yo no sé qué les pasa por la mente a ti y a Kevin que creen que pueden hablarme y responderme como se les da la gana sin ningún respeto ¿y sabes qué? Colmaste mi paciencia Alex, ya estás grande para hacer berrinches. Sube ahora  mismo─
─ ¡No quiero!─volvió a responder con rabia
─Te he dicho que subas ahora misma Alex, y si no lo haces no quieres saber lo que te va a pasar─
Alex se dio la vuelta como en plan “paso de ti” y comenzó a caminar hacia la salida pero Andres lo freno en el acto y se lo llevo del brazo a las escaleras para subirlo a regañadientes mientras Alex protestaba.
─ ¡Hey! ¡A mí me subió de la oreja y casi me la arranca! ¡Eso no es justo!─protesto Kevin
Me tuve que reír porque fue verdad. Todos soltamos una risa y les dejamos hablar a solas. Caray… pobre Andres, en un día ya había tenido que lidiar con tanta gente. 
────────Andres───────
Me fastidie, simplemente ya había tenido suficiente y vaya que había aguantado mucho. Primero Ana, luego Kevin y ahora Alex. Ya estaba cansado de que Kevin me hablará mal cuando se molestaba ¿Ahora Alex? Él nunca me hablaba de esa manera  y eso me frustro todavía más. No iba a permitir bajo ninguna circunstancia que ahora mis hermanos menores a los cuales cuidaba, me comenzarán a faltar al respeto.
─ ¡Ya! ¡Déjame!─gritaba Alex mientras lo jalaba hacia… ¿hacia dónde? Me decidí llevarlo al cuarto donde había estado durmiendo Kevin.
─Ya estuvo ¿he Alex? Deja de estar haciendo escenitas por tus caprichos que ya estas grande─
─ ¡Ya déjame en paz! ¡Yo quiero un cuarto propio! ¡Quiero mi cuarto!─
─Y te he dicho que haremos una rifa. Y deja de gritar, que te escucho perfectamente─
─ ¡Pero en la rifa no saldré yo! ¡Y encima ellas iban a entrar! ¡Eres injusto y nunca me escuchas! ¡Estoy cansado de tus tontas reglas! ─
─Ya basta, aún puedo dejarte sin entrar a la rifa, más vale que comiences a comportarte si no quieres que lo haga─
Alex lejos de comportarse se enfurruño más y supe que si no se calmaba el, lo iba a calmar yo, así que con movimientos rápidos lo recosté en mis rodillas.
La verdad Kevin era el que más estaba acostumbrado a visitar mis piernas, sin embargo no era la primera vez que ponía a Alex en esta posición, así que mi berrinchudo hermanito la reconoció enseguida, tapándose con una mano.
─ ¡Andres! ¡Jo! ¡No es justo que hagas esto!─
Rodé los ojos mientras apartaba su mano
─Para ti nada es justo Alex─
Comencé a darle varias nalgadas por todo su trasero. No empleaba la misma fuerza con la que castigaba a Kevin, ni planeaba ser igual de duro con Alex como horas antes había sido con la pulga. Alex era más pequeño y no había metido tanto la pata como Kevin, aunque pese a eso si lo nalgueaba con una fuerza considerable a su edad. Esta vez no le daba ni tan fuerte ni tan blandito, sino lo suficientemente eficaz para que se comportara de una buena vez.
PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS
─ ¡Ay! ¡Auu! ¡Au! ¡Duele! ¡Ya Andres!─
Alex comenzó a moverse y patalear un poco, sin embargo lo deje estar, no iba a nalguearlo mucho tiempo ni a ser tan duro, aunque si lo necesario para que no me faltara al respeto. Quizás y debía bajarle el pantalón…
PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS
─ ¡Au! ¡Andres me está doliendo! ¡No es justo que sea así! ¡Es tu culpa! ¡Todo es tu puta culpa!─
Ahí entonces me decidí ¿desde cuándo él hablaba así? Seguro lo saco de Kevin, porque él tenía 13 años y antes no se expresaba de esa forma, menos me hablaba así. Le baje un poquito el pantalón, dejando al descubierto sus posaderas en boxers.
─ ¡No! ¡No! ¡No lo hagas! ¡Perdóname Andy! ¡Perdóname! ¡No lo hago más!─
Supe entonces que era más castigo para el quedarse así que las nalgadas que realmente le iba a dar. Continúe dándole varias nalgadas hasta que note como su trasero pasaba de color rosado a comenzar a enrojecerse. Alex y Abigail eran bastante blancos y naturalmente se ponían más rojos con mayor facilidad, sin embargo note que quizás para Alex ya iba siendo suficiente.
─ ¡Au! ¡Ay! ¡Andy! ¡Perdón! ¡Ya no más berrinches! ¡Me porto bien, Andy!─
Le comencé a dar nalgadas únicamente en el centro, haciendo que diera un respingo cada que le daba una. Después esparcí las nalgadas por todo su trasero para que quedara todo a partes iguales. Finalmente cuando vi su trasero medio enrojecido decidí que tuvo suficiente y me detuve.
─snif… snif… me ha dolido…─se quejó en mis piernas.
Le acaricie un poquito (no mucho) su trasero, con la intención de reconfórtale. No lo hice mucho porque quizás se ponía incomodo, pero a él no pareció importarle.
─No habría pasado nada si no te hubieras puesto tan pesado y grosero…─
─…Perdón…no debí comportarme así, ni insultarte─
Para mí era increíble que Alex teniendo 13 años captara más rápido el mensaje que Kevin, que podía tardarse todo el día en entender la razón de su castigo.
─Estás perdonado pequeño─
Lo ayude a levantarse y vi que tenía varias lágrimas en su carita de medio niño/medio adolescente y lo abrace con cariño.
─Ya te portas bien ¿verdad microbio?─
─Si… lo siento ─se comenzó a frotar un poco─ Jo… Andy que ya tengo 13 años…. ¿no estoy grande?─
Andy. Me gustaba que me llamará Andy, solo usaba ese mote cuando estaba cariñoso. Kevin en cambio hacia mucho que ya no era para el “Andy” Me alegre que aún Alex fuera un niño a veces.
─Hasta que comiences a comportarte como grande dejare de hacerlo ─reí. Muchas veces Kevin me reclamaba lo mismo─ Para mí siempre serás un microbio, MI microbio─
─ ¿No crees que te has pasado?─se quejó en plan infantil y yo me tuve que reír─ Malo─
─Más bien creo que he sido un blando, considéralo una advertencia por si me vuelves a insultar─
─ ¡Un blando! ¡Eso no ha sido nada blando!─
─ ¿Ha no? Pregúntale a Kevin, el seguro opina diferente─
─ ¡Ha! ¡No compares mis cagadas con las de Kevin! ¡Hay que diferenciar!─
Sonreí, porque era verdad─ Tienes razón. Bueno microbio, súbete tu pantalón ¿no querrás bajar así verdad?─
Alex se subió su pantalón creo que un poco triste porque lo hubiera castigado y la verdad es que a mí también no me gustaba tener que castigar a mis hermanos, pero si era necesario lo iba hacer ¿no? Después de todo yo estaba tratando de educarles. No sé si lo hacía bien, y sabía perfectamente que no era el mejor, pero tampoco consideraba que lo hiciera mal, después de todo mis hermanitos no eran malas personas, serán muy respondones  y meterán mucho la pata pero son buenos y creo que eso es lo que más me reconforta a mí en mi labor de educarles.
Cuando Alex termino salimos de esa habitación y yo con mi brazo lo rodee de los hombros para reconfortarle un poco y también para hacerle entender que todo estaba perdonado. Si Alex necesitaba algo después de meter la pata era saber que estaba perdonado y todo olvidado.
─ ¡Hey! ¡Se tardaron!─protestó Kevin cuando nos vio bajar por las escaleras
─Estábamos hablando─
─ ¿Así?─preguntó Alex, de forma sarcástica.
Puse los ojos en blanco y quise chincharle un poco ─Bueno, le estaba dando unas…
─Unas lecciones─ se apresuró a interrumpirme Alex. Kevin y yo no disimulamos la risa, porque evidentemente sabíamos en que terminaba esa frase
─No entiendo el chiste… ¿están bien?─dijo Ana mirándonos como si estuviéramos locos.
─Quizás pronto lo entiendas─ Le dijo Kevin─ Ojala que en realidad nunca lo entiendas─
Y yo esperaba lo mismo. Ana tenía el carácter fuerte y no me imaginaba lo difícil que podría ser lidiar con ella.
Puso los ojos en blanco y comenzó a hablarle a Alex ignorando el comentario
─Bueno, en lo que se fueron a platicar, los demás quedamos en que todos te donamos la habitación sola. Abie y yo dormiremos juntas y Kevin y Ethan igual, todos estamos de acuerdo, así que ya no chilles─
Alex abrió mucho los ojos, se le veía a leguas que estaba contento e incluso ilusionado
─ ¡Wow son los mejores! ¡Gracias chicos! Aunque… en realidad yo…─dijo dudando un poco como sintiendo que no lo merecía. Pero ni si quiera pudo decir algo más porque Ana lo interrumpió
─Si no quieres, no importa. Quizás lo mejor sea convertir ese cuarto sobrante en un estudio parecido a una sala de entretenimiento ─ Se apresuró a decir con una evidente ilusión ─ No es que lo haya estado pensando, para nada hehehe que va… ─dijo sin si quiera intentar disimular lo contrario ─Pero quizás podríamos ponerle mi consola, yo tengo una. También una televisión y un sofá de todos estos que tienen que salen sobrando ─dijo mirando un sillón que realmente sobraba─ Y lo podríamos poner en ese cuarto ¡Algo así como un paraíso para los cinco solos! digo, los siete contando al rubiecillo y al castañito mayor─
Ana y su forma de hablar de nosotros ¿castañito? ¿Qué no se daba cuenta de que ella igual era castaña?
Ethan ni si quiera pudo ocultar la mirada de entusiasmo, incluso Kevin parecía emocionado. Aunque claro eso significaba que dormirían los tres juntos… y quizás no había problema después de todo ¿Quién entiende a los adolescentes?
─A mí me agrada la idea ─dijo Kevin─ Pero todo depende de si Alex quiere compartir cuarto─
─Ustedes tendrían el cuarto más grande…─insto Ana con la intención de animar a Alex─ Claro… si nos dan permiso─
Se nos quedó mirando a mí y a Chris como obligándonos con la mirada a que lo aprobáramos y la verdad es que yo no tenía problema alguno
─Yo no tengo ningún inconveniente con eso. De hecho suena agradable y me gusta la idea, pero pueden hacerlo solo si Alex está de acuerdo en compartir la habitación y ya no hacer la rifa ─les dijo Chris─ Y si a Andres está de acuerdo también, aquí todos tomamos decisiones─
Entonces pasaron de mirar a Chris a mirarme a mí y luego Alex y viceversa
─Estaría bien que tengamos un lugar donde podamos convivir todos en familia ─dije dándoles con eso mi aprobación y entonces, ahora sí que todos miraban a Alex, incluso yo
─Después de todo no es tan malo compartir cuarto ¿a quién le importa? Igual en el internado también compartía cuarto ─dijo al fin el aludido─ Pero entonces quiero el cuarto más grande para los tres─
Ana hizo un gesto de victoria con su mano y brazo.
─No te vas arrepentir─ paso su brazo por el hombro de Alex, que casi estaban de la misma altura─ Es la mejor decisión que pudiste tomar socio. Estamos empezando a hacer buenos negocios─
Me reí, Ana cuando quería era agradable… a veces daban ganas de matarla y otras se comportaba así… y eso que solo llevaba horas de conocerla.
────────────────────
Nota autor: Hola de nuevo :D Espero que les haya gustado, este capítulo a mi sinceramente no me termina de convencer, pero bueno, ya lo tenía escrito porque esta historia ya la había comenzando a escribir hace mucho (aunque no la he terminado aún) pero apenas me anime a publicarla ¡Dejen algún comentario!  Saludos a quien me lea, especialmente a Wenseslao D. y a Chany que siempre me comentan T.T ¡Se los agradezco infinitamente de corazón!


3 comentarios:

  1. Pues a mi sí me gusto. Por fin conocimos a los microbios y bueno, tu familia me cae muy bien. De verdad.

    ResponderEliminar
  2. He por fin puedo comentar! Tube problemas con Internet. Coincido con Wenseslao por fin conocemos a los microbios. Me encantó el capi y que ya se empiecen a tratar como hermanos, aunque se me hace que ese paraíso de cuarto también puede traer líos jeje. Espero el próximo capi.

    ResponderEliminar
  3. Este capítulo estuvo muy increíble!!...
    Aunque me sentí identificada con Ana....
    Y uuff cuando la regañaron por su alimentación pues más!! U.u ...
    Y que bueno conocer al resto de los hermanos!!!!
    Que linda tu historia de verdad, y no dejes de sorprendernos no cortes tu imaginación!!..

    ResponderEliminar